Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

La última vez, con dos argentinos y en manos de los Pistons

Detroit y Chicago se volvieron a ver las caras sólo una vez más después de aquellos cruces a finales de los 80 como principios de los 90. Fue en 2007 y acá lo repasamos.

La salida de Jordan marcó un cambio brusco en la NBA, como también en la suerte de los Pistons y los Bulls. Por un lado, Detroit cerró la década con dos pasos fugaces por los Playoffs antes de empezar a armar el equipo que fue campeón en 2004 (4-1 a Lakers) y subcampeón en 2005 (3-4 vs Spurs).

En la previa de aquel título del 2004, Detroit fichó a Carlos Delfino con la 25° elección del Draft 2003, el puesto más alto para cualquier argentino en la historia. Sin embargo, el santafesino llegó un año más tarde a la NBA ya que por aquel entonces tenía contrato con el Bologna de Italia, equipo con el que fue subcampeón de la Euroliga en aquella campaña.

El Cabeza tardó en tener un lugar en los Pistons, ya que su estilo de juego no era del gusto de Larry Brown. Además, sufrió una lesión de rodilla en noviembre que le hizo perderse la final ante San Antonio. Su chance terminó llegando de la mano de Flip Saunders, el sucesor de Brown, que llegó tras esa final y le dio la chance de vivir una final de conferencia 2006, la cual acabó en manos del Heat por 4-2 gracias al tándem Wade-O’Neal.

https://twitter.com/IsolationNBA/status/1254800057620193280

Por el otro, Chicago entró en una de las más crudas de las reconstrucciones. Después de perder a cada una de las piezas campeonas de la temporada 97-98, Jerry Krause intentó mantener la ofensiva del triángulo de Phil Jackson ya que pensaba que esta era la gran razón del éxito del headcoach. Se apuró, fichó jugadores por montos innecesarios y falló en sus intentos de retornar a la postemporada. Esta idea la mantuvo hasta el 2003, cuando fue despedido y decidió retirarse de la vida NBA para retornar a sus raíces, el trabajo en el béisbol.

John Paxson, quien fue echado por la franquicia en este 2020, fue quien tomó las riendas. El ex base refaccionó el plantel, llegó a lograr un retorno de Scottie Pippen para las 03-04 y 04-05, y hasta fichó a Andrés Nocioni después que este no fue electo en el Draft 2004.

La entidad de Illinois finalmente concretó su regreso a la postemporada en 2005 tras ser el cuarto del este con una marca de 47-35. Sin embargo, fue sorprendido por Washington en la primera ronda y cayó por 4-2. Al año siguiente, las lesiones le jugaron en contra, acabando séptimo con un 41-41 que lo emparejó justamente con el Heat. Chicago hizo un buen trabajo en aquella serie, llevándola a seis juegos, pero no pudo con el poderío de una franquicia que acabó siendo campeona por primera vez en su historia.

El camino al cruce

Foto: Getty Images.

Así como Delfino se ganó un lugar en el equipo de Saunders, Detroit fichó a dos grandes como Nazr Mohamed (campeón con los Spurs en 2005) y Chris Webber (que venía de ser finalista de conferencia con Sacramento en 2004) para afrontar la dura salida de Ben Wallace a los Chicago Bulls.

Como Miami tuvo muchísimas lesiones y no estaba en el nivel, Detroit era serio candidato a decir presente en las finales. El equipo arrasó en el este durante la fase regular logrando un 53-29 que lo depositó en el primer lugar de la conferencia. La franquicia no perdió una serie de regular season contra equipos de su región, aunque registró tres 0-2 ante Warriors, Spurs y Jazz.

En cuanto a Chicago, el arribo de Wallace, quien había sido cuatro veces mejor defensor de la liga en los últimos cinco años, servía para tachar la necesidad de incorporar defensa interna. Además, en el lapso renovó a Kirk Hinrich, uno de los mejores bases que tuvo en esa década.

Sin embargo, la franquicia también fichó a LaMarcus Aldridge con la segunda elección del Draft, pero luego lo cambió por Tyrus Thomas (Portland). Con dos pivotes, traspasó a un prometedor Tyson Chandler para hacerse con J.R. Smith y un escolta veterano como P.J. Brown. En vez de entender que podían apostar por el joven Smith, se quedaron con Brown y el luego campeón con los Cavaliers fue enviado a los Nuggets a cambio de Howard Eisley (junto a dos elecciones de segunda ronda), quien luego fue cortado para el arribo de Adrian Griffin. Este último no logró promediar más de 2,5 puntos por partido en dos de sus tres años de contrato (en el tercero fue traspasado a Seattle).

De esta manera, con Brown, Griffin, Khryapa, Thomas y Wallace como refuerzos, la organización fue de menor a mayor. Arrancó con un 3-9 que despertó las críticas de todos, pero terminó logrando una buena racha para firmar un 49-33 que lo dejó quinto. Lamentablemente, en el último día de la fase regular, perdieron contra los Nets, lo que los hubiese dejado segundos con una marca de 50-32, la misma que tuvieron los Cavaliers en aquella temporada.

En cuanto a las primeras rondas de la postemporada, ambos equipos barrieron sus series con un 4-0. Los Pistons no tuvieron piedad con el Orlando Magic, más allá que los partidos fueron un poquito más ajustados de lo esperado. Por su parte, los Bulls quedaron emparejados con sus anteriores verdugos, los Heat, pero sus rivales no estuvieron en condiciones de competir, sólo peleando el primer partido de la serie antes de despedirse con más penas que glorias.

De esta manera, después de 16 años de aquella serie en la que Jordan, Pippen y Grant bajaron a los Bad Boys para meterse en las finales ante los Lakers como posteriormente ganar el primer anillo de la historia de la franquicia, Bulls y Pistons se volvieron a ver las caras.

La serie

Foto: Getty Images.

Considerando que la derrota ante los Nets bajó a los Bulls del segundo al quinto puesto, este cruce podía ser una final anticipada de la región.

La serie arrancó en el Palacio de Auburn Hills, donde Detroit hizo valer su localía. El primer partido lo ganó por 95-69, mostrándose superior en defensa y bajando a Chicago a un 32,9% de efectividad de campo, además de forzarlo a cometer 21 pérdidas. El dueño de casa tuvo a cinco jugadores con doble dígito. Por su parte, Delfino sumó seis puntos en 11 minutos, mientras que Nocioni sufrió el marcaje perimetral del contrincante y apenas pudo anotar dos (1/8 de campo) en 18 minutos.

El segundo punto tampoco fue parejo. Detroit abrió el partido con un 34-18 en el primer cuarto y desde entonces dominó a Chicago para imponerse por 108-87. Chauncey Billups fue la figura del encuentro con un doble-doble (14 tantos y 10 asistencias), mientras que Tayshaun Prince (25), Richard Hamilton (24-9-6) y Chris Webber (22) también se destacaron. Por el lado de los argentinos, Nocioni anotó 12 puntos (4/10 de campo) en 21 minutos para dejar atrás lo ocurrido en el Game 1, mientras que Delfino se destacó en defensa y sumó sólo una unidad a lo largo de casi 17 minutos.

El tercero marcó el cambió de ciudad y Chicago encontró la energía para competir. El juego fue de rachas, con un local que desplegó una tremenda labor defensiva y limitó el goleo de casi todos sus rivales. Rip Hamilton aportó 14 de los 28 puntos de Detroit en la primera mitad para el adverso 44-28 con el que fueron al descanso.

Sin embargo, contra todos los pronósticos, Detroit quebró el cerrojo a base de triples. Cosechó seis de ellos en la segunda mitad, lo que fue un impulso para la defensa, como también forzó a Chicago a desplegar una defensa más extendida, dándole así la chance de penetrar con espacios. A través de un 53-30 en la segunda mitad, el elenco Piston se impuso por 81-74 para escaparse a un 3-0, marca que jamás se remontó en la historia de la NBA.

El cuarto juego de la serie mostró a un Detroit que aminoró la marcha y Chicago aprovechó para evitar la barrida en casa. Gracias a los dobles-dobles de Luol Deng (25 puntos y 13 rebotes), Ben Wallace (11 puntos y 17 rebotes) y Kirk Hinrich (19 puntos y 10 asistencias), además de nueve tantos de Nocioni, el local se impuso 102-87 para estirar la definición.

Lo que nadie esperaba era lo que sucedió en el quinto punto, en Detroit. Chicago tomó una ventaja de 31-25 en el primer cuarto y estuvo todo el juego al frente para vencer a su eterno rival por 108-92. Ben Gordon fue la figura del encuentro con 28 puntos, mientras que Nocioni apenas jugó cuatro minutos por una lesión en su pie derecho. Por su lado, Delfino sólo sumó dos puntos en 10 minutos.

De esta manera, Chicago tuvo la chance de igualar la historia en su casa en el Juego 6. Después de un flojo arranque (23-28), el local montó un parcial de 25-15 para ir al descanso con un 48-43. Sin embargo, la visita fue letal en la segunda mitad con un 52-37 que derivó en el 95-85 definitorio. El tridente Richard Hamilton (23), Chauncey Billups (21) y Rasheed Wallace (16 tantos y 13 rebotes) fue clave el juego. Por su parte, el Chapu se despidió de la serie con 10 puntos, mientras que Delfino apenas jugó dos minutos.

Lo que siguió

Foto: Getty Images.

En este contexto, Detroit era el gran candidato a meterse en las finales del 2007, pero se topó con Cleveland y LeBron James. El elenco de Ohio perdió los primeros dos juegos, aunque luego ganó los cuatro siguientes para meterse en la definición ante San Antonio. El combinado texano luego se proclamó con un 4-0 para sumar su cuarto anillo en la historia, el tercero en la carrera de Ginóbili y el único de Oberto, el otro argentino que logró ser campeón de la NBA.

Tras esa dura eliminación, el elenco de la ciudad industrial regresó a las finales de conferencia del este por quinta vez consecutiva en 2008, pero cayó por 4-2 ante los Boston Celtics de Rondo, Allen, Pierce y Garnett, que luego fueron campeones. Tras esta eliminación, Detroit regresó a los Playoffs en sólo tres ocasiones (2009, 2016 y 2019), aunque fue marginado de la competencia en la primera ronda con tres 0-4 (dos veces por Cavaliers y la restante por los Bucks en 2019).

Por el otro lado, esa eliminación de Chicago llego acompañada con una reconstrucción que duró poco por la aparición de Derrick Rose. El equipo del estado de Illinois llegó a jugar las finales de conferencia del 2011, pero fue eliminado por el Miami Heat de Wade-LeBron-Bosh. Luego, la lesión del base lo dejó sin chances de pelear por un anillo. Su última aparición en postemporada fue en el 2017, cuando fue eliminado por Boston con un 4-2.