Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Fue más que un baile

Las camisetas retiradas en Chicago indican las inolvidables hazañas, además del proceso previo.

El conjunto de Illinois adquirió la popularidad anhelada en la década de 1990. La legendaria figura de Michael Jordan trascendió el deporte y generó una dimensión importante en la competencia. El documental finalizado hace una semana, The Last Dance, refleja el grandioso camino de un equipo muy completo.

Los Bulls ganaron las seis Finales disputadas y se ubicaron en la élite de la mejor liga del mundo. Es por eso que las casacas retiradas de Michael Jordan (N° 23) y Scottie Pippen (N° 33) valorizan al United Center de manera incalculable. Además, aunque no lleven ningún número, relucen en el techo las banderas en homenaje al entrenador Phil Jackson (PJ) y General Manager Jerry Krause (JK).

Sin embargo, falta un número en lo más alto del estadio, en honor a un jugador que conformó el poderoso trío que consumó el último tricampeonato. Dennis Rodman (N° 91) pasó de los Bad Boys de Detroit al equipo rival, con breve paso intermedio en San Antonio. El ala-pivote dejó atrás las peleas con Jordan y Pippen debido a que se enfocó en potenciar a aquel conjunto con su talento defensivo y rebotero.

El trayecto anterior a los campeonatos

Foto: Pinterest.

Chicago contó con una etapa muy competitiva a los mediados de los ’70. Luego de sus primeras siete temporadas, el elenco efectuó sus primeros viajes hacia las Finales de Conferencia. A pesar de no haber ganado las series, la franquicia comenzó a hacer ruido con sus clasificaciones a dicha instancia en 1974 y 1975.

Como consecuencia, dos camisetas se unieron a las que encabezaron la gloriosa era. Bob Love (N° 10) y Jerry Sloan (N° 4), quien luego los enfrentó como entrenador de Utah, se convirtieron en los referentes de los primeros grandes momentos de los Bulls. El reconocimiento no se ausentó en el United Center, ya que fue la antesala del mito.