Los extinguieron

Cleveland venció 109-102 a Toronto y barrió 4-0 la serie de semifinales de conferencia del oeste. LeBron James volvió a brillar: 35 puntos, nueve rebotes y seis asistencias. Ahora espera por el ganador de Boston y Washington.

Decir que Cleveland es un gran equipo, no sorprende a nadie. Sin embargo, el equipo de Tyronn Lue asusta en la conferencia del este. El combinado de Ohio demuestra en Playoffs que su nivel crece y que para el resto de la región es prácticamente imparable. Y si esto no se cree, hay que preguntarle a Indiana y Toronto, que en la primera ronda y las semifinales de conferencia sufrieron el enorme poderío del combinado de Ohio.

Este sábado el conjunto Cavalier llegó a la final de conferencia prácticamente sin despeinarse. Después de ganar un partido clave el viernes, este domingo el equipo cerró la serie en Canadá con un 4-0 para meterse en la definición. Un 109-102 en el Air Canada Center permitió el pasaje a la siguiente instancia.

El dueño de casa llegó a tener una ventaja favorable de 11 puntos y hasta ingresó al último cuarto al frente, pero las grandes tardes de Serge Ibaka (23) y DeMar DeRozan (22) no sirvieron para frenar a quien es candidato a repetir el título.

Cleveland no tuvo una gran tarde en general, pero el nivel de LeBron James le volvió a permitir un triunfo. El mejor jugador del mundo en la actualidad demostró su cualidad al acertar cinco triples, letales para las aspiraciones canadienses. Además sumó ocho puntos desde la línea para contabilizar 35 en el encuentro. También fue importante el aporte de Kyle Korver, quien aportó cuatro bombazos desde el banco para 18 tantos. Al igual que el de Kyrie Irving (27).

Sin embargo, la figura de James no sólo pasó por la ofensiva. Defensivamente el alero aportó paradas cruciales cuando el partido se estaba definiendo. Esto lo combinó con rebotes, en pos de evitar más oportunidades para el local, logrando quedarse con nueve pelotas en los tableros.

Con un nivel sobrenatural, Cleveland ya está en las finales de conferencia y espera por su rival, el cual saldrá del cruce entre Boston y Washington. Del otro lado, Toronto ya empieza a pensar en su futuro y se intuye que Kyle Lowry, quien no jugó los últimos dos encuentros por lesión, considera cambiar de aire. El base apunta a fichar en alguna franquicia de la conferencia del oeste.