Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Lo llevó a donde quería

Toronto no le halló la vuelta a la defensa zonal de Miami, que se impuso por 84-76 en el American Airlines Center.

Tradicionalmente se dice que en la NBA no se defiende, producto de la gran cantidad de volcadas y tiros abiertos que hay en un partido. Sin embargo, esto no es real y la prueba fehaciente de que en la liga todavía se marca fue el juego que tuvo a Miami como vencedor por 84-76 sobre los Toronto Raptors.

A partir de las notables ausencias de Pascal Siakam, Norman Powell y Marc Gasol, el Heat plantó una defensa zonal de 2-3 para alejar a su rival del aro e inducirlo a tomar lanzamientos externos. El equipo de Nick Nurse aceptó la ‘sugerencia’ de su rival, pero estuvo lejos de ser efectivo ya que encajó tan sólo seis de sus 42 tiros tomados, lo que significó un bajísimo 14,3% de efectividad desde lejos.

De la mano de la falta de eficacia del rival, Miami pudo quedarse con la victoria pese a no tener su mejor noche en ataque. El elenco de Erik Spoelstra lo logró a partir de la conducción de Jimmy Butler (8-12-7) y Kendrick Nunn (7-4-9), como de las manos calientes de Bam Adebayo (15 puntos y 14 rebotes), Tyler Herro (13), Goran Dragic (10) y Derrick Jones Jr (10).

Tras perder el primer cuarto, el Heat hizo pesar su defensa zonal y limitó a un rival que jamás le pudo encontrar la vuelta. Así, el local llegó a gozar de una ventaja máxima de 13 puntos, como también forjó un parcial de 21-16 en el último cuarto para sentenciar la historia.