Encontró su lugar

Se oficializó la renovación de contrato de Serge Ibaka con Toronto Raptors, por tres años. Cobrará 65 millones de dólares en concepto salarial.

serge-ibaka-raptors.jpg
CBS Sports

La información se manejaba desde comienzos de junio y este domingo 2 de julio se hizo realidad: Serge Ibaka seguirá en los Raptors. Se oficializó la continuidad del ala-pívot nacionalizado español junto a Toronto. El contrato será por tres años y un total a cobrar por 65 millones de dólares.

Después de pasar una temporada rara luego de su salida de Oklahoma (traspasado a Orlando a cambio de Oladipo, quien este verano fue enviado a Indiana junto a Sabonis por Paul George), el interno volvió a estar en busca de su lugar. Si bien tuvo buenos partidos junto al Magic, nunca se sintió del todo cómodo en un equipo que tiene mucho que mejorar. Por eso, fue traspasado antes del cierre del mercado de pases a Toronto a cambio de Terrence Ross.

Desde entonces, encontró su lugar en Canadá. 14,2 puntos, 6,8 rebotes y 1,4 tapas por partido marcaron su andar junto a la franquicia que quedó eliminada en semifinales de conferencia de Playoffs a manos de Cleveland Cavaliers.

No nací en la jungla”

Su continuidad junto a Toronto llega horas después de su explosión contra Zach Lowe (ESPN) y Jordan Brenner (Bleacher Report), quienes argumentaron que su edad registrada (27) es falsa.

Esto manifestó el congoleño:

Estoy orgulloso de donde vengo y lo que heredé. Soy una persona que también se siente muy orgullosa con el trabajo duro que hice para llegar a la posición en la que estoy como jugador de básquet.

Estoy realmente decepcionado por lo que hace esta pequeña porción de la sociedad, que difunde rumores y suspicacias basadas en estereotipos, sin prueba alguna. Estoy triste porque al día de hoy todavía hay prejuicios ligados al origen y, como africano, debo tomar la palabra.

Nací en la capital de la República del Congo, Brazzaville. Una ciudad con una población de un millón de personas, que tiene hospitales, su registro civil y administración. Nací en una familia contenedora, que me quiere y muy unida. No nací en la jungla.

Sé que vivo en un mundo donde la velocidad de las noticias, los rumores y los sondeos mandan. Pero, creo que el periodismo debería manejar mejor la información y trabajar responsablemente, sobre todo cuando lo que se dice puede herir a alguien. Sé quien soy y de donde vengo, además de saber qué gente realmente me conoce.

Estoy triste porque mucha gente habrá leído el rumor y asumido falsamente algo que puede mantenerse para siempre. También que probablemente ni lea lo que yo estoy publicando. Pero de lo que estoy seguro, sin importar nada, es que nadie podrá quitarme el orgullo de mis origenes y del amor que tengo por el básquetbol”.