Baile a puro récord

Cleveland mostró su mejor cara en lo que va de los Playoffs y le dio una paliza a Toronto por 125-103. LeBron James anotó 39 puntos, llegó a los 300 triples y se volvió el segundo máximo anotador en la historia de la postemporada. El elenco de Ohio anotó diez lanzamientos externos en la primera mitad.

Después de un dominio total de Cleveland en el primer partido de la serie, se esperaba que Toronto pueda ajustar el marcaje para un segundo encuentro más parejo. Sin embargo, esto no sucedió. El elenco de Ohio mostró su mejor versión y le volvió a dar una paliza en la ‘Q’ , esta vez por 125-103 (récord de puntos para la franquicia en un partido de Playoffs).

El gran juego ofensivo del dueño de casa se basó en tres puntos: los triples, el movimiento de pelota y, cuando no, LeBron James. El combinado dirigido por Tyronn Lue tuvo un juego de pases excelso, manteniendo incómodo defensivamente a Toronto y sin chance de cerrar bien a los tiradores. Esto lo aprovechó el local, que clavó diez bombazos en quince intentos durante la primera mitad para prácticamente lapidar el encuentro.

Si quedaba alguna duda del triunfo de Cleveland, el dúo de Irving (22 unidades y 11 asistencias) y James (39 puntos, seis rebotes, cuatro asistencias, tres robos y dos tapas) se encargó de disiparla en el tercer cuarto. El base metió pase perfectos para un Rey que tuvo una noche histórica. Primero, ante la defensa de Ibaka, clavó un triplazo para llegar a su 300° en la historia de Playoffs, uniéndose así a un grupo que ya integraban Emanuel Ginóbili, Ray Allen y Reggie Miller. Luego, registró un bombazo en la cara de DeRozan para ser el segundo máximo anotador en la postemporada, superando los 5762 de Kareem Abdul-Jabbar.

Como si la pesadilla defensiva de Toronto hubiese sido poco, Dwane Casey tuvo otros dolores de cabeza. Por un lado, en el tercer curto, Kyle Lowry sufrió la caída de Norman Powell sobre su tobillo derecho. El base volvió a cancha luego de la acción y un descanso, pero no pudo jugar con normalidad. Del otro, DeMar DeRozan tuvo una pésima noche ofensiva, anotando tan sólo cinco puntos con un 2/11 de campo y un 1/3 desde la línea de tiros libres.

La serie ahora se trasladará a Toronto donde el local intentará, por lo menos, tener partidos parejos. El primer encuentro en territorio canadiense será el viernes a las 20hs y con transmisión de ESPN.