Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

La única fortaleza intacta

Los Sixers vencieron 116-109 a los Pelicans y sumaron su decimocuarto triunfo consecutivo en casa. De esta manera quedaron como únicos invictos de locales tras la derrota del Heat ante los Lakers.

La semana había arrancado con tres equipos invictos como locales: Sixers, Celtics y Heat. Sin embargo, al finalizar el viernes, los de Philadelphia fueron los únicos en mantener esta condición ya que vencieron a los Celtas en el TD Garden durante la jornada del jueves, se impusieron 116-109 a los Pelicans en el segundo juego del back-to-back y estiraron su racha a 14 juegos, mientras que los de Florida no pudieron superar a los Lakers, que vencieron por 113-110.

El dueño de casa fue claro dominador de las acciones y llegó a gozar de una ventaja de 13 puntos en el último cuarto. Ben Simmons (24 puntos y 11 asistencias) volvió a ser el conductor de una ofensiva que encontró, a través de 56 puntos en la pintura, el goleo tanto en el australiano como en Tobías Harris (31) y Joel Embiid (24-11-5). Además, James Ennis III (10) aportó dos bombazos desde el banco para ser el único jugador por fuera del tridente en llegar al doble dígito anotador.

Sin embargo, la visita arremetió de la mano de un gran Brandon Ingram, quien encajó 17 de sus 32 puntos en la noche a lo largo de la docena de minutos finales. El ex Lakers volvió a mostrarse mal acompañado, aunque Jrue Holiday (12 tantos y 10 asistencias) llegó a ayudarlo para achicar el margen a cinco unidades (105-100) con 1:46 en el reloj.

No obstante, el equipo visitante estuvo flojo en defensa durante el cierre y permitió los siguientes once puntos a través de la vía del tiro libre. Philadelphia encajó 11 de sus 12 lanzamientos, siendo Embiid el único en fallar uno de sus cinco intentos, para sentenciar la historia.