Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Venganza en el Madison

Los Knicks vencieron 106-103 a los Mavericks en el regreso de Kristaps Porzingis a Nueva York y barrieron la serie de fase regular.

Para los fanáticos del morbo, la noche del jueves fue una noche especial. Después de una historia de amor y odio, Kristaps Porzingis (20 puntos y 11 rebotes) volvió a Nueva York por primera vez desde su traspaso. Como era de esperarse, el letón fue abucheado, mientras que el dueño de casa dio la sorpresa al imponerse por 106-103 al conjunto texano para ganar los dos juegos de la fase regular entre sí.

El equipo de David Fizdale mostró una intensidad especial, muy diferente a la de otros juegos, en buena medida por el ambiente en el que se dio el juego. El Madison Square Garden se mostró eléctrico y feroz ante la sed de venganza contra una de sus viejas figuras del plantel. Para alegría de James Dolan, el dueño de los Knicks, el plantel le dio a su gente lo que esta quiso.

Luego de un trajín parejo, los locales frenaron el goleo de sus rivales y dejaron a Luka Doncic (33 puntos, 11 asistencias y 10 rebotes) como única constante ofensiva para los visitantes. Del otro lado de la cancha, el tridente de Marcus Morris Sr (20), Julius Randle (17-10-3) y Dennis Smith Jr (13-8-6) aportó lo suyo para llegar a los últimos minutos con chances de imponerse.

Tras una igualdad de Wright a falta de 2:32 para el cierre, Frank Ntilikina estableció las bases de la defensa perimetral para el local e impulsó la victoria. Doncic no pudo con el francés en un costado, mientras que Morris clavó un bombazo a 13 segundos del final para sentenciar la historia en el otro.

Así, Nueva York sumó su tercera victoria de la temporada y dejó de ser colista del este ya que el 3-9 le sirvió para superar, al menos momentáneamente, a Washington (2-7). Por su parte, Dallas (6-5) cayó al octavo lugar del oeste.