Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Los Sixers volvieron a ganar de visitante después de un mes

Los dirigidos por Brett Brown no jugaron bien, pero vencieron a los Knicks por 90-87 y cortaron una racha de ocho caídas en fila fuera de casa.

Cuando un equipo juega profesionalmente, la idea de juego, el desarrollo de jugadores y los pensamientos sobre cuánto debería dominar un equipo a otro pasan a un segundo plano. Si bien la fase regular de la NBA es larga y esos puntos son importantes durante la misma, el punto clave es ganar. Este sábado, Philadelphia volvió a hacerlo de visitante después de un mes, como también tras ocho caídas en fila.

Está claro que se espera mucho más del equipo de Brett Brown, que al comienzo de la temporada era seriamente considerado como uno de los candidatos a desbancar a Toronto en el este. Por eso, también uno podría imaginar que ante un equipo tan débil como Nueva York Knicks, pese a la ausencia de Joel Embiid y en su segundo juego en noches consecutivas, el elenco Sixer se la ingeniaría un poco más que para tan sólo superar a su rival de turno por 90-87.

El gran responsable de la primera victoria de visitante después del 12 de diciembre (en Boston) fue Ben Simmons (21 puntos, ocho asistencias, siete rebotes y dos robos). Philadelphia estuvo lejos de brillar en el costado ofensivo, pero halló en el australiano a una carta para guiar las buenas defensas colectivas y golpear de contraataque. El oceánico fue imparable para Elfrid Payton (10-7-7), mientras que su mejor aliado fue el único suplente rendidor, Furkan Korkmaz (17).

Josh Richardon acabó con 18 tantos y fue el único titular con una valoración positiva (+17), pero estuvo lejos de tener su mejor partido. El ex Miami fue efectivo con el tiro, pero no así a la hora de encarar al aro o pasar la pelota, cometiendo siete pérdidas evitables, que podrían haberle dado un mayor margen de victoria a la visita. En tanto, el equipo sintió el flojo rendimiento de Al Horford (5) en la pintura, pese a tener a otro veterano encima como Taj Gibson (11), como también la falta de precisión por parte de Tobías Harris (15) y Matisse Thybulle (5).

En este marco, Nueva York pudo mantenerse en partido a través de sus gigantes. Payton lideró la ofensiva del equipo de Mike Miller, mientras que Marcus Morris Sr (20) y Julius Randle (14 tantos, 12 rebotes y cinco asistencias) fueron los líderes anotadores del equipo. Así, pese a tener una desventaja de 10 puntos, el equipo llegó a tomar la delantera con 31 segundos en el reloj tras un doble de Morris.

No obstante, el cierre fue una clara demostración de lo que es el dueño de casa. En la salida de costado, Philadelphia encontró el triple ganador en Harris, que estuvo lejos de ser bien marcado por Morris. En el otro costado, Randle cometió una pérdida que terminó de liquidar el pleito.

Ambos equipos volverán a jugar este lunes, en la maratónica jornada en conmemorativa a Martin Luther King. El equipo de Brett Brown se trasladará a Brooklyn para un duelo contra los Nets que iniciará a las 17hs de Argentina. Por su parte, el de Mike Miller se presentará en Cleveland, ante los Cavaliers, desde las 19hs.