Una noche de gala

Este lunes, a las 22hs, serán los NBA Awards, que premiará a lo más saliente de la temporada 2016-2017. Será la primera edición del evento.

nba-1-940x400

Después de setenta temporadas, la NBA cambió su decisión sobre la anual entrega de premios. Por primera vez en la historia, se hará un evento masivo en Nueva York, donde asistirán los jugadores y todo tipo de celebridades para ‘festejar’ el cierre de una temporada 2016-2017 que ya dijo adiós hace exactamente dos semanas con la consagración de Golden State Warriors.

Los NBA Awards serán este lunes desde las 22hs de Argentina y premiarán a los mejores de la fase regular. Jugadores, entrenadores y hasta jugadas tendrán su merecida distinción, siendo el premio MVP (Jugador Más Valioso) el más importante.

A continuación, los finalistas:

MVP: Russell Westbrook (Oklahoma City Thunder), James Harden (Houston Rockets) y Kawhi Leonard (San Antonio Spurs)

Probablemente, la decisión más difícil de la noche. Si bien Kawhi Leonard fue el que más lejos de los tres llegó en los Playoffs (finales de conferencia) y tuvo el mejor récord (segundo en el oeste), además de un juego increíble en ambos lados de la cancha, es el que menos chances tiene de ganarlo. Los históricos números de Westbrook, quien promedió un triple-doble por partido y registro el nuevo récord de 42 en una fase regular, hacen del base al máximo candidato. Por su parte, Harden ayudó a que Houston sea la franquicia que dé el mayor salto durante la fase regular, asumiendo el nuevo rol de armador y sobresaliendo ante las críticas.

Novato del año: Malcolm Brogdon (Milwaukee Bucks), Joel Embiid (Philadelphia 76ers) y Dario Saric (Philadelphia Sixers)

Si uno se basa en impacto mediático, la decisión es fácil. Embiid fue el que más ruido hizo desde que se dio su tan esperado debut en octubre. Luego de estar marginado por dos años de las competencias producto de lesiones, el pívot finalmente pudo demostrar de lo que es capaz, ilusionando a la franquicia con el ingreso a los Playoffs. Sin embargo, su pérdida por un nuevo malestar físico a mitad de temporada lo pone, si uno se basa en juego, como el que menos chances tiene. Brogdon pasó de ser un electo en segunda ronda a tener un rol principal en su equipo junto a Giannis Antetokounmpo, mientras que Saric demostró una tan necesaria consistencia ofensiva para ayudar a Philly.

Sexto hombre del año: Eric Gordon (Houston Rockets), Andre Iguodala (Golden State Warriors) y Lou Williams (Houston Rockets)

Nuevamente, la influencia mediática puede cambiar el rumbo del galardón. Iguodala fue integrante del mejor equipo de la fase regular, del indiscutible campeón y, más allá que sus números ofensivos no fueron los más salientes, su presencia defensiva fue vital. Si la decisión pasa por el ataque, Gordon (16,2) y Williams (17,5) tuvieron un mayor promedio de puntos por partido en un elenco texano que se destacó por constantemente lanzar desde larga distancia. El primero de ellos inició la temporada con Houston, mientras que el segundo llegó desde Los Ángeles Lakers a mitad de la campaña.

Entrenador del Año: Mike D’Antoni (Houston Rockets), Gregg Popovich (San Antonio Spurs) y Erik Spoelstra (Miami Heat)

Con tantos ternados de Houston, es muy difícil no ver que D’Antoni será el ganador. Su llegada a Texas cambió el rumbo de la franquicia, imponiendo una idea de matar a morir con los lanzamientos externos. Récord de 55-27 y cerca de acceder a las finales de conferencia. Por otro lado, Popovich registró una campaña de 61-21, siendo la segunda mejor del oeste únicamente por la aparición de estos históricos Warriors. Sin embargo, Spoelstra debería tener la mayor cantidad de chances. Después del desarme de los últimos años, inició la campaña con un 11-30 y lo potenció con el desarrollo de jugadores para lograr un 41-41, quedando a tan sólo un triunfo de la aparición en la postemporada.

Jugador de Mayor Crecimiento (MIP): Giannis Antetokounmpo (Milwaukee Bucks), Rudy Gobert (Utah Jazz) y Nikola Jokic (Denver Nuggets)

Lo más destacado de ésta terna internacional es que los tres jugadores se volvieron líderes de sus franquicias. La Bestia Griega fue el mejor en todos los rubros de juego para los Bucks, apareciendo como alero pero con la capacidad de jugar en cualquier posición por su físico característico de un semi-dios. El francés se volvió una fija en la pintura para el Jazz, registrando 2,6 tapas por partido y siendo una figura importante en ataque. Por su parte, el serbio de 21 años promedió 16,7 puntos y 9,8 rebotes por juego, volviéndose el capitán de un Denver que estuvo muy cerca de lograr la impensada clasificación a Playoffs en una cruel conferencia oeste.

Mejor Jugador Defensivo: Rudy Gobert (Utah Jazz), Draymond Green (Golden State Warriors) y Kawhi Leonard (San Antonio Spurs)

La decisión más difícil, sobre todo porque hay que evaluar el concepto. Dos internos y un externo, cuál marcaje es más importante. Si uno se basa en el total, Gobert es el que por lejos tiene menos chance de ganarlo, pero aún así 2,6 tapas por partido no pueden pasar inadvertidas. Entre Green y Leonard yace un magnífico control en ese costado de la cancha, donde fueron los que marcaron el camino para el primer y segundo mejor equipo en el rubro. Draymond, vital en un Golden State totalmente ofensivo. Kawhi, capaz de marcar a cualquier jugador y borrarlo de la cancha (¿qué hubiese pasado si no se lesionaba?). Difícil, quizá lo gane el Spur por su chance de ser MVP.