Isolation NBA

Todo lo que querés saber de la NBA en un sólo lugar

Superó los miedos

Gordon Hayward anotó 39 puntos para la victoria de Boston por 119 a 113 en Cleveland, la cancha en la que el alero se había lesionado hace dos años. 

El 17 de octubre del 2017 fue un día muy difícil en la carrera de Gordon Hayward. En el inicio de la temporada regular 17/18, sufrió una escalofriante lesión en el Quicken Loans Arena (el nombre del estadio de los Cavs en aquel momento). La recuperación le impidió estar adentro de las canchas por un año.

La campaña 2018/19 no fue ideal para el surgido en la Universidad de Butler. Es que no pudo recuperar ese desempeño que lo llevó desde el Jazz a los Celtics. Además, los inconvenientes en el vestuario del conjunto de Masachussetts generó cuestiones acerca de su millonario contrato, siendo considerado como «tóxico».

Pero el 5 de noviembre del 2019 quedará en el recuerdo de Hayward. A sus 29 años, regresó al renovado estadio de Ohio (hoy llamado Rocket Mortgage FieldHouse). El dirigido por Brad Stevens lideró a su equipo hacia el triunfo sobre un rival en plena etapa de reconstrucción, a diferencia de la oscura jornada inaugural de la temporada 2017/18.

Esto no quita su mérito de haber sido la gran figura del encuentro, enfrentándose a los miedos que quedaron de aquella noche. Es que volvió a mostrar aquellas pinceladas que dibujaba durante sus mejores épocas en Utah. Sus números finales fueron 39 tantos, siete rebotes y ocho asistencias.

 

Es verdad que también habría que hablar de las buenas actuaciones de Kemba Walker (25 unidades, ocho tableros y seis triples) y Jayson Tatum (18 y siete), quien asumió una importante responsabilidad ante la ausencia de Jaylen Brown. O de los jóvenes Cavaliers, que con Collin Sexton (21, dos y dos) a la cabeza buscan molestar a cualquier oponente que se les cruce en la campaña.

No obstante, el sobresaliente rendimiento de Hayward, en un parquet que marcó un punto difícil en su carrera, merecía tener su justo reconocimiento. Es un premio de superación y valentía, a la hora de afrontar un miedo equivalente a un monstruo grande.

Boston (5-1) volverá a jugar este jueves a las 22 horas, cuando Kemba Walker regrese por primera vez a Charlotte tras su partida en la última agencia libre. En cambio, Cleveland (2-5) se medirá este viernes con Washington a las 21, en el Capital One Arena.