La remontada valió un diente

Los Celtics caían por 17, pero elevaron su juego ante un TD Garden que daba escalofríos y vencieron 123-111 para el 1-0 en la serie ante los Wizards. Isaiah Thomas perdió un diente, pero anotó 31 puntos y dio nueve asistencias para el triunfo local. Además, Al Horford bordeó nuevamente el triple-doble.

La agenda de Isaiah Thomas no fue para nada sencilla durante los últimos días. Después de sentenciar el pasaje a la segunda ronda de los Playoffs, el base de Boston fue a Washington para estar en el funeral de su hermana (Chyna Thomas, muerta en un accidente de tránsito) y este domingo volvió a vestir la camiseta Celta. Aún así, el armador tuvo una actuación inspiradora, logrando 31 puntos y nueve asistencias para que su equipo se quede con el primer partido de la serie ante Washington por 123-117.

Como si todo lo vivido hubiese sido poco, el primer cuarto fue una pesadilla para Thomas y el combinado local. El base recibió un codazo de Otto Porter Jr que le valió la perdida de uno de sus dientes, mientras que la visita salió encendida para conseguir una ventaja máxima de 17 puntos. De la mano del poderío interno del polaco Marcin Gortat (16 tantos y 13 rebotes), combinado con el dúo perimetral de John Wall (20 unidades y 16 asistencias) y Bradley Beal (27), Washington se puso al frente, teniendo todo para quedarse con el primer punto de la serie.

C-rdCTRW0AEQbif
Así terminó Isaiah Thomas después del golpe. Foto: NBA on TNT

Sin embargo, Boston se mantuvo en el partido a base de triples. El equipo de Brad Stevens encajó cinco bombazos en el primer cuarto (tres de Thomas) para empezar a encontrar respuestas en un parcial inicial adverso (38-24).

Desde entonces, el equipo elevó su nivel para lograr una gran remontada. El equipo más ganador de la historia tuvo un movimiento de pelota impoluto, rotando constantemente a través de Thomas, Bradley y, sorpresivamente, el pívot Al Horford (21 puntos, nueve asistencias y nueve rebotes), para encontrar tiros de gran calidad.

Después de ir al descanso con un marcador parejo (64-59), Boston explotó en la segunda mitad. La intensidad defensiva de Marcus Smart y Terry Rozier lideró la carga de un equipo que le arrebató el momento a Washington. El equipo siguió golpeando desde lejos, mientras que Olynyk y Horford hicieron lo propio en la zona pintada para un parcial letal de 36-16 que le dio la ventaja máxima al local por 95-80.

Washington tuvo una reacción en los primeros instantes del último cuarto de la mano del bosnio Bojan Bogdanovic, quien anotó nueve puntos, principalmente porque el local sintió el desgaste. Sin embargo, Jaylen Brown entró a la cancha por Marcus Smart, logrando elevar nuevamente el esfuerzo defensivo para frenar en el momento justo al equipo de la capital. En ataque, Boston encontró sus mejores ataques en las manos de Jae Crowder (21) logrando así sentenciar el encuentro con un 123-111.

La serie seguirá, tras un verdadero partidazo, el próximo martes. Desde las 21hs de Argentina, y con transmisión de ESPN, Boston intentará estirar la ventaja frente a un Washington que intentará ajustar para volver a casa con el cruce igualado.