Celtics a toda marcha

Boston tuvo un gran primer cuarto y luego sostuvo el partido con rachas para vencer 123-101 a Washington. Así está al frente 3-2 en la serie. Gran noche de Avery Bradley: 29 puntos.

El problema de meterse en una rivalidad con un gigante es que este entiende de su condición y sabe como aplicarla en el momento justo. Eso le tocó padecer a Washington esta noche en Boston, después de plantarse para vencer dos partidos y de paso provocar a su rival.

El conjunto Celta le demostró de principio a fin su superioridad y candidatura a ser finalista de conferencia con un autoritario 123-101. Además de la extensa diferencia, la visita tan sólo pudo tener una ventaja leve de cuatro puntos en el primer cuarto. Y desde entonces, fue totalmente arrasado por el local.

A diferencia de lo ocurrido en sus dos visitas a Washington, Boston marcó el ritmo en el partido a partir de su defensa. Y lo hizo de entrada. El equipo de Brad Stevens no permitió que el capitalino entre en ritmo, ejerciendo un gran marcaje sobre John Wall para cortar los hilos ofensivos. Aprovechando los errores rivales, el local jugó de contraataque, vía por la cual consiguió 15 puntos en el pasaje. Avery Bradley (29) y Al Horford (19 unidades, siete asistencias y seis rebotes) fueron sus mejores intérpretes, además del tradicional Isaiah Thomas (18 tantos y nueve asistencias), para un 33-21.

Desde entonces, Boston reguló y metió buenas rachas ofensivas cuando Washington intentó reducir la diferencia a sólo un dígito. Ya sea metiendo triples en el segundo cuarto, o volviendo a los contraataques y la explosión de la pintura en el tercero, el conjunto Celta mostró mejores credenciales que su rival para terminar de quebrar el juego. Así fue al último con una ventaja de 93-76.

El dueño de casa jugó los últimos doce minutos mezclando titulares y suplentes. Más allá de que el partido estaba claramente sentenciado, Boston se cobró algunas de las malicias que hizo Washington en su casa. Lejos estuvo de bajar el tono de rivalidad, aunque la historia no tenía chance de ser torcida. Haciendo un punto de énfasis, y de la mano de una racha por Thomas, el local festejó un 123-101 que lo puso 3-2 en la serie.

Con este resultado, Boston volverá a la capital estadounidense con la intención de sentenciar su paso a la final de conferencia donde espera, cómodamente y desde el domingo, Cleveland. Washington lo recibirá el viernes y desde las 21hs (horario argentino), con transmisión de ESPN.