«Lo que más me molestó fue no tener una chance sin LeBron en el este»

Se suele decir que el tiempo cura todas las heridas, pero esto no es tan lineal y DeMar DeRozan lo sabe. El actual líder de los San Antonio Spurs dialogó con el medio Showtime Basketball y dejó en claro que no pudo olvidarse del traspaso de Toronto Raptors a cambio de Kawhi Leonard.

El escolta dio una sorpresa al no mostrarse enojado por el traspaso, sino por el contexto en el que se dio el mismo. Era julio del 2018 y Toronto venía de caer en tres ocasiones consecutivas ante los Cleveland Cavaliers de LeBron James en los Playoffs. Las últimas dos fueron con barridas por 4-0 en las semifinales de conferencia, lo que marcó un techo para la franquicia canadiense.

Masai Ujiri, el gerente general de la franquicia, tomó dos decisiones drásticas. Por un lado, echó a Dwane Casey (quien fue el mejor entrenador de la 2017-18) para apostar por Nick Nurse, quien venía de foguearse en la G-League tras su extenso paso por el básquetbol FIBA. A la par, desarmó el binomio histórico de Lowry-DeRozan para hacerse con Leonard, enviando tanto a DeRozan y Poeltl.

Al recordar esta situación, DeRozan señaló: «Lo que más me molestó fue no tener una última chance, sin LeBron en el este. En aquel momento, había tomado la decisión de irse a Los Ángeles Lakers. Se nos abrió una ventana para poder sacarnos de encima ese peso». Además, señaló que al recibir la noticia quedó devastado porque ‘venía de nueve años de dedicación total a la franquicia’. 

Como si la situación fuese menor, Toronto acabó alzándose con el anillo en las finales del 2019 luego de aplastar al este y vencer a los Golden State Warriors en las finales del 2019 por 4-2. La conquista no sólo generó el primer anillo de la franquicia canadiense, sino también una interminable cantidad de críticas a DeRozan considerando que era el problema. «Eso fue lo más frustrante… El problema se fue a Los Ángeles. No podíamos pasar a una persona, que ya no estaba. Por eso me hubiese gustado tener esa oportunidad, para ver hasta dónde llegábamos. Luego uno sabe que nada dura para siempre», recordó el oriundo de la ciudad californiana.

Pese a este dolor, la estrella de los Spurs admitió que habló con Kyle Lowry apenas terminó la conquista y lo felicitó por el anillo. También mencionó que su arribo a San Antonio lo ayudó a tener un entrenador con el cual mantuvo constantes charlas sobre su rendimiento y lo impulsó a mejorar.