Atlanta despidió a Lloyd Pierce

Los Hawks se deshicieron de Lloyd Pierce, quien llevaba tres años como entrenador. Nate McMillan asumirá de forma interina.

La era de Lloyd Pierce llegó a su fin. Atlanta decidió ponerle fin a su estadía de tres años como entrenador de la franquicia luego de un arranque de 12-20 en la 2020-21. La dirigencia estaba descontenta con el funcionamiento del equipo, como también por los resultados en una campaña en el que el objetivo continúa siendo volver a los Playoffs.

El ex asistente de Gregg Popovich se hizo cargo del equipo para la temporada 2018-19, cuando se dio la partida de Mike Budenholzer a los Milwaukee Bucks. Su llegada coincidió con el punto más complicado de la reconstrucción, ya que tras la partida de los jugadores que habían permitido el arribo a las finales de conferencia en 2017. No obstante, también se dio a la par de la elección de Trae Young, el actual jugador franquicia.

Su paso por Atlanta dejó varias sensaciones. Por un lado fue entrenador que potenció a jóvenes como Young, Kevin Huerter, John Collins y DeAndre Hunter. Además, tuvo el valor agregado de establecer bases y valores para el proceso de reordenamiento, como también tuvo una gran representatividad para la ciudad de Atlanta.

No obstante, en términos colectivos, Atlanta nunca terminó de hallarse. El equipo ganó 63 de los 183 partidos bajo su mandato, un bajo 34,4% de eficacia. Uno de los grandes problemas del elenco fue el trabajo defensivo, faceta en el cual no dio muestras de crecimiento. Dentro de la temporada 2020-21, el combinado de Georgia tiene la séptima peor defensiva al recibir 112,9 puntos cada 100 posesiones.

La elección del sucesor

La partida de Pierce genera una doble postura en la gerencia de los Hawks. Por un lado, Nate McMillan será el entrenador interino del equipo ya que era el asistente principal. El ex Indiana Pacers había llegado a la franquicia en noviembre del 2020, luego de cuatro buenos años con la organización a la que ordenó tras la partida de Paul George. Su falta de resultados en Playoffs generó que la mesa grande de Indiana busque otra opción, la cual acabó siendo Nate Bjorkgren.

Por el otro lado, el rendimiento de McMillan será evaluado para definir si mantieyne su cargo o si la gerencia va en busca de un nuevo entrenador. El medio The Athletic señaló que habrá otras cuatro opciones: Jason Kidd (ex Milwaukee Bucks, actual asistente en Los Ángeles Lakers); Kenny Atkinson (quien guió la reconstrucción de los Brooklyn Nets); David Vanterpool (ex asistente de los Blazers, actual asistente de los Timberwolves) y Becky Hammon, quien podría ser la primera entrenadora mujer con cargo fijo en la historia de la NBA.

Pierce fue el segundo entrenador en dejar su cargo en la temporada 2020-21, siguiendo los pasos de Ryan Saunders en Minnesota Timberwolves. Luke Walton, conductor de los Sacramento Kings, es otro entrenador que está en la cuerda floja.