Anuncios

La franquicia de Illinois se hizo con los servicios del alero proveniente de los Wizards y envió a Jabari Parker y Bobby Portis como parte del traspaso. Además, la entidad capitalina dejó ir a Markieff Morris a los Pelicans a cambio de Wesley Johnson.

Foto: SB Nation.

Chicago está atravesando una dura etapa de reconstrucción luego del total desarme de aquel equipo que dirigía Tom Thibbodeau y que llegó a jugar la final de conferencia del este. Kris Dunn, Zach LaVine, Lauri Markkanen y Wendell Carter Jr parecen ser buenas apuestas en pos de la mejora, pero durante toda la temporada, la cual tiene a la franquicia en el 13° puesto de la región con una marca de 12-42, el equipo careció de un alero de buen aporte tanto en ataque como en defensa.

Por eso, la entidad de Illinois se movió este miércoles por la noche y se la jugó por Otto Porter Jr, un jugador cercano a la demanda en pos de esa mejora. Para hacerlo llegar, debió enviar a Jabari Parker (por quien había apostado inicialmente al firmarle un contrato de 20 millones de dólares a cobrar en la 2018-2019) y Bobby Portis, ambos con rumbo a los Washington Wizards.

Desde los números dentro de la cancha, el movimiento puede ser considerado como acertado. La franquicia dejó a ir a un ex Milwaukee que nunca se terminó de adaptar a la realidad de la NBA, mientras que también se vio forzado a dejar ir a Portis, que era el principal suplente de Markkanen. A cambio, recibió a un jugador de constancia ofensiva y que promedia 12,7 puntos, 5,6 rebotes, 2,0 asistencias, 1,6 robos y 0,5 tapas en 29 minutos por encuentro.

Sin embargo, el problema yace en el concepto salarial. Si bien esta temporada los números quedaron prácticamente equiparados, Parker tenía una opción de equipo por 20 millones, la cual la franquicia tranquilamente podría no haber hecho uso. A la par, Bobby Portis será agente libre restringido, por lo que esos 20 millones (o menos) los podría haber derivado en su renovación.

A cambio, fichó a un alero que cobrará 27.2 millones en la próxima campaña y que tiene una opción de jugador de 28,4 para la 2020-2021. La decisión de Washington fue netamente económica ya que sabe que sin John Wall, quien fue recientemente operado de su ruptura del tendón de aquiles, no podrá jugar hasta enero del 2020, a pesar de cobrar 37.8 millones.

Markieff Morris rumbo a los Pelicans

Como si situación ganadora hubiese sido poco, la organización también dejó ir a Markieff Morris a Nueva Orleans. El conjunto capitalino dejó ir al alero que cobrara 8.6 millones para no tener problemas de rotación y poder darle juego a sus dos jugadores recientemente adquiridos, mientras que sumó a Wesley Johnson (6.1, último año de contrato) para que sea el principal recambio de Kelly Oubre.