Anuncios

El escolta, que sumó 25 puntos, clavó un triple milagroso en el último segundo para que el Heat supere a los Warriors por 126-125. Klay Thompson acabó con 36 tantos en la visita.

Foto: Getty Images.

Unas muy pocas jugadas podrán definir con una mayor exactitud la imprevisibilidad del básquetbol como el triple de Dwyane Wade (25 puntos y siete rebotes) en el último segundo para que Miami supere a Golden State por 126-125. En parte, porque siempre se espera que el mejor equipo (que no contó con DeMarcus Cousins) gane. Y, por el otro lado, porque Flash, en el último año de su legendaria carrera, volvió a demostrar esa calidad que posee para mantener la cabeza fría en los momentos más complicados.

Todo parecía indicar que el equipo de Steve Kerr se iba a quedar con el triunfo luego de haber padecido una desventaja de 24 puntos. De la mano de Klay Thompson, autor de siete triples y 36 puntos, la visita se había acercado a su rival, mientras que Kevin Durant (29) clavó un triple y falta a con un 1:07 restando en el reloj para una ventaja de cuatro unidades (122-118). Si bien Bam Adebayo (11 tantos y 10 rebotes) acercó al local a través de la línea de tiros libres, Jordan Bell (10) estiró el margen por la misma vía en el otro costado.

Ahí fue cuando Wade activó el modo legendario y se volvió el héroe de la noche. Primero, acertó un bombazo a falta de 15 segundos para achicar el margen a uno, y luego fue ayudado por el 1/2 de Durant en los tiros libres. Esto le permitió al histórico hacer su inesperada jugada.

Miami movió la pelota en el perímetro, pero nunca encontró un camino claro para pasar al frente. Por esto, la pelota fue a Wade, que probó desde lejos y fue tapado por Bell. Pero con poco más de un segundo en el reloj, el escolta tuvo la chance de tomar el rebote que generó el bloqueo y, en el aire, acomodarse lo mejor posible para luego sacar la bomba. Esta bomba hizo estallar al American Airlines Center luego que la pelota pegó en el cristal y encontró el fondo de la red.

https://twitter.com/IsolationNBA/status/1100958763165646849

El Heat lo ganó por Wade, por el excelente nivel de Goran Drágic (27 puntos en 20 minutos) desde el bancoy porque, justamente, acertó un triple más que su rival en toda la noche. A pesar de la derrota, Stephen Curry acabó con 24 tantos, seis rebotes y cuatro asistencias.