El Heat logró un parcial de 33-8 en el tercer cuarto para vencer al equipo de Dwane Casey por 108-74. Josh Richardson lideró el triunfo con 13 puntos, ocho rebotes y cinco asistencias.

Foto: Getty Images.

Si bien Detroit (34-33) está en un mejor momento del que se esperaba a comienzo de temporada, el equipo de Dwane Casey tuvo su segundo partido al hilo para el olvido. Luego de padecer a Brooklyn el lunes, el conjunto Piston no pudo levantar cabeza en Miami (32-25) este miércoles y cayó por 108-74 tras padecer la segunda mitad.

La falta de certeza ofensiva por fuera de Blake Griffin (13) le jugó una mala pasada a Detroit, que nunca pudo encontrar su camino y le dio la chance a Miami de golpear a partir de un juego veloz liderado por Josh Richardson (13 puntos, ocho rebotes y cinco asistencias). Por esta vía, el dueño de casa pudo gozar de un lapidario parcial de 33-8 en el tercer cuarto para sentenciar la historia.

El local también tuvo participaciones destacadas de Justise Winslow (16), Dion Waiters (14-5-3), Hassan Whiteside (13 y 11), Dwyane Wade (11), Bam Adebayo (10 y 5) y Goran Drágic (10-2-4). De esta manera, achicó la diferencia con su rival a tres juegos y sueña con poder escalar en la conferencia antes del cierre de la fase regular.

Ambos equipos volverán a jugar este viernes por la noche, como locales. Los Pistons intentarán salir de su mal momento frente a los Lakers a las 20hs, mientras que los de Florida buscarán seguir por la senda triunfal ante los Milwaukee Bucks desde las 21hs.