Anuncios

Se viene el sexto juego de la definición en la burbuja. Los Ángeles buscará recuperarse para terminar de sellar su título. Miami intentará repetir lo hecho el viernes para forzar el séptimo juego.

El fanático del Heat más optimista no esperaba que el equipo llegue a este domingo 11 de octubre con la chance de forzar un juego 7 tras arrancar 0-2. Sin embargo, el equipo de Spoelstra encontró el plan de juego, supo aguantar la baja de Dragic y halló la manera de poderse presentar como un problema para Los Ángeles Lakers.

El conjunto angelino sabe que lo que ocurra este domingo (20:30 de Argentina – ESPN) será trascendental. El equipo de Frank Vogel sabe que Miami está en alza, que el problema físico de Anthony Davis es cada vez más notorio y que necesita de más que LeBron James para poder ganar la serie. Por eso, es muy probable que el combinado californiano arriesgue todo este domingo, sin pensar en un juego a todo o nada.

En este contexto, el partido tendrá tres claves:

Adebayo necesita dar un paso al frente

Foto: Getty Images.

El Heat hizo un juego prácticamente perfecto en la noche del viernes para achicar a un 3-2. Jimmy Butler lideró el triunfo con un triple-doble además de cinco robos, mientras que Duncan Robinson tuvo uno de los mejores partidos de su corta carrera al acertar siete triples y registrar la tercera mayor cantidad de lanzamientos anotados en un partido de finales.

Miami probablemente no pueda repetir esto en la noche del domingo. Por esto, necesitará un poco más en ataque por parte de sus acompañantes y sobre todo por parte de Bam Adebayo.

El interno fue uno de los jugadores que peor se mostró en ataque en la noche del viernes al encajar apenas cinco de sus doce tiros de campo. Terminó con 13 puntos, cuatro rebotes, cuatro asistencias y un bloqueo, además de tres pérdidas y tres faltas, en 37 minutos de juego. El Heat necesita mucho más de su segunda estrella.

El sexto juego será una chance para que Adebayo pueda tener un mayor impacto en la pintura, sobre todo por la realidad de los interiores de los Lakers. Anthony Davis terminó el juego con molestias en su talón derecho; Dwight Howard volvió a ser un problema en la jornada del viernes con tres faltas y una pérdida para acompañar sus dos puntos, mientras que Markieff Morris tuvo un juego similar al del ex Orlando (cero puntos, cuatro faltas y tres pérdidas) además de su pérdida en la última ofensiva angelina de la noche.

A partir de la conducción de Butler, las manos calientes de Herro, Robinson y Nunn, y los pick-and-pop de Crowder, Adebayo tendrá la chance de jugar con más espacio en la pintura cuando la estrella no penetre. Aprovechar esas oportunidades en el poste bajo serán claves para darle algunos respiros más a Buckets y no exigir tanto a los tiradores.

Los tiradores de los Lakers no deben dudar

Foto: USA Today Sports.

Los angelinos cerraron la noche del viernes con un 14/38 en triples. Lo llamativo de esto es que James, Davis y Caldwell-Pope combinaron 11 de esos 14 aciertos, con dos bombas aportadas por el cuestionado Danny Green y la restante por la vía de Alex Caruso.

Kuzma falló sus cuatro intentos exteriores, Morris no conectó en las dos ocasiones que tomó un lanzamiento, mientras que Green –además del error tan remarcado en la última posesión- falló otros dos tiros en solitario.

Con Davis en duda y Howard sin golpe, la franquicia angelina necesitará mucho más por parte de sus tiradores para acompañar a LeBron James. Una gran cantidad de los fallos llegaron por dudas a la hora de tomar lanzamientos exteriores. Corregirlo será fundamental para volver al nivel de los dos primeros juegos y ensanchar a la zona del Heat.

El cansancio de Miami

El triunfo del Heat fue excepcional en la noche del viernes. Miami lideró durante gran parte de la noche a partir de un gran esfuerzo en ambos costados de la cancha. Esto demandó un gran gaste de energía, con cuatro de los cinco titulares por encima de los 37 minutos en cancha y con Jimmy Butler perdiéndose apenas 48 segundos de los 48 minutos de juego.

Spoelstra no modificará su esquema de cara al juego seis de no mediar problemas de faltas ni lesiones. Sin embargo, es esperable que el Heat este a un nivel un poco menor de lo mostrado en la jornada del viernes, por lo que necesitará una gran efectividad por fuera de Butler, como también por parte de los suplentes que ingresen para que la estrella pueda tener un respiro un poco más largo.

En este punto yace la ventaja para los Lakers. Existe una chance real que Vogel adapte su rotación para mantener al par de Davis-James con más minutos para Caruso como acompañamiento defensivo y hasta alguna aparición de McGee para complicar al Heat en la pintura.

Si los Lakers logran un mejor trabajo por parte de sus jugadores de rol, serán los favoritos a ganar el juego, cerrar la historia y levantar su 17° trofeo de campeones de la NBA.