Anuncios

El base fue la gran razón por la cual Charlotte le ganó a San Antonio por 125-116 en el tiempo suplementario. El armador clavó 11 de los 19 puntos del equipo en el alargue.

Foto: Getty Images.

Así como el domingo pasado venció a Toronto con un buen trabajo del equipo, este martes por la noche Charlotte volvió a sonreír, pero esta vez Kemba Walker fue la razón que lo separó de San Antonio.

El equipo de James Borrego se impuso por 125-116 a la franquicia en donde trabajó como asistente de Gregg Popovich. El juego, que mostró al local como dominador en buena parte de la noche, debió ir a tiempo suplementario ya que el conjunto texano supo saldar una desventaja de 10 puntos y pasar al frente, pero se durmió en la última jugada del tiempo regular.

El notable trabajo del tándem DeMar DeRozan (30 puntos, ocho rebotes y cuatro asistencias)-LaMarcus Aldridge (20-15-4) se vio eclipsado por la estrella del dueño de casa, que supo liderar a su equipo a la ventaja, luego marcar el camino hacia la igualdad y, finalmente, ser el máximo rendidor del suplementario. Walker anotó 11 de los 19 puntos de Charlotte en los cinco minutos adicionados contra 10 que combinó San Antonio en el tramo para un triunfo que lo acercó todavía más a los puestos clasificatorios a los Playoffs.

Charlotte (35-39) aprovechó la caída de Miami para acortar la distancia, más allá que no pudo cerrar la jornada entre los ocho puestos que dan boleto a la postemporada. La franquicia de Michael Jordan buscará seguir acercándose a su objetivo este viernes por la noche, cuando visite a los Lakers en Los Ángeles desde las 23:30.

Por su parte, San Antonio (43-32) acabó el martes en el octavo puesto del oeste tras acumular su segunda derrota al hilo y la tercera en los últimos cuatro juegos. El próximo juego del conjunto texano será ante Cleveland, el jueves y desde las 21:30 (va por ESPN). En dicha jornada la franquicia retirará la camiseta número 20 en honor al argentino, recientemente retirado, Emanuel Ginóbili.