Anuncios

Golden State venció de manera ajustada a Houston por 106 a 104, de visitante, y le ganó el primer enfrentamiento de la temporada 2018/19. Klay Thompson (30), DeMarcus Cousins (27) y Stephen Curry (24) combinaron 81 puntos.

Foto: Getty Images.

Los Warriors sufrieron una baja sensible en la previa a uno de los duelos más difíciles de la fase regular. Es que Kevin Durant no pudo recuperarse del golpe en el tobillo derecho que sufrió en la derrota del domingo ante Phoenix.

Sin embargo, el elenco dirigido por Steve Kerr supo dejar atrás una dura semana, en la cual perdió dos de los tres partidos en casa (Boston y los Suns). El último bicampeón se recuperó en el inicio de una gira atractiva, ya que se impuso sobre uno de los rivales directos en la lucha por el título, los Rockets.

DeMarcus Cousins volvió a desplegar aquel nivel que demostraba en Sacramento y New Orleans. El pivote fue uno de los referentes en ataque, con el fin de que la visita sacara una máxima diferencia de 96 a 82 en el último cuarto. Sus números finales fueron 27 tantos, ocho rebotes, dos robos y siete asistencias.

Asimismo, Boogie se destacó en defensa, especialmente cuando el conjunto texano achicó la distancia hasta la mínima, de la mano de James Harden (29 puntos, tres recuperos y 10 pases gol) y Chris Paul (24 y seis tableros). Cousins ayudó a sostener la ventaja de los dirigidos por Steve Kerr, junto con Draymond Green y Andre Iguodala.

Otros que se destacaron en la ofensiva del conjunto de la Bahía fueron Klay Thompson (30 unidades y cinco triples) y Stephen Curry (24 y tres), quienes ejecutaron claves aciertos desde el perímetro.

De esta manera, Golden State evitó la barrida en la serie de fase regular (1-3) y se mantuvo primero en el Oeste (46-21). Este sábado continuará la gira a las 21.30, frente a Oklahoma. En cambio, Houston (42-26) volverá a jugar este viernes en el Toyota Center a las 21, esta vez contra Phoenix.