Anuncios

Indiana le ganó a Detroit por 111 a 102, de local, y cortó la sequía de tres caídas al hilo. Bojan Bogdanovic, Thaddeus Young (19 cada uno), Domantas Sabonis (18) y Myles Turner (17) combinaron 73 puntos.

Foto: Getty Images.

Los Pacers venían de una semana para el olvido, debido a que perdieron los tres encuentros disputados, entre ellos con un rival directo en la lucha por la ventaja de la localía (Boston). El inicio de abril renovó las ilusiones del elenco dirigido por Nate McMillan, que afrontaron un duro partido sin la presencia de Darren Collison y Wesley Matthews.

El dueño de casa se recuperó de un flojo inicio del juego ante los Pistons de un Wayne Ellington encendido con los lanzamientos (15 de sus 26 puntos y tres de sus cuatro triples). En el segundo cuarto, la visita sintió la baja de Blake Griffin, ya que sufrió el peso de los internos del rival.

El parcial de 36 a 22 en dicho segmento generó que el local se adueñara del juego. Thaddeus Young (19 unidades y nueve tableros) y Domantas Sabonis (18 y 12) lideraron la remontada gracias a su movilidad en la pintura, lo que les permitió encestar 15 y 14, respectivamente.

En la segunda mitad, Myles Turner hizo valer su presencia en la llave, tanto en defensa como en ataque. El pivote siguió siendo el referente del conjunto de Indianápolis, sumando 19 tantos, nueve rebotes, tres recuperos y cinco bloqueos. En tanto, Bojan Bogdanovic (19, siete, tres y seis) y Tyreke Evans (14 y cuatro aciertos detrás del arco) colaboraron con su capacidad para dar fluidez a la ofensiva.

De esta manera, Indiana llegó a un récord de 46-32, aunque se haya mantenido quinto en el Este. Este miércoles se volverá a enfrentar a las 20 con Detroit (39-38), esta vez en el Little Caesars Arena.