Anuncios

Houston se hizo con los servicios de Iman Shumpert, Nik Stauskas y Wade Baldwin IV gracias a un traspaso a tres bandas que incluyó a Sacramento y Cleveland.

El griego Stauskas fue traspasado dos veces en tres días. Foto: Getty Images.

El lunes pasado, Portland adquirió a Rodney Hood a cambio de Nik Stauskas y Wade Baldwin IV, quienes fueron enviados a Cleveland. 48 horas más tarde, tanto el griego como el joven estadounidense se ven involucrados en otro movimiento: fueron traspasados a Houston en un movimiento que incluyó también a Sacramento.

Después de una larga espera, Darryl Morrey logró deshacerse de Brandon Knight y Marquese Chriss, quienes habían llegado a la franquicia texana a comienzo de temporada en el movimiento para sacarse de encima a Ryan Anderson. Junto a Stauskas y Baldwin IV, arribó Iman Shumpert, que venía de perder terreno en Sacramento, pero que es capaz de aportar tanto en defensa como en el juego externo, las características del trabajo colectivo del equipo de Mike D’Antoni.

Para conseguir darse el fichaje, Houston debió enviar a sus dos jugadores y a su primera elección de Draft 2019 a Cleveland, mientras que la entidad de Ohio necesitó deshacerse de Alec Burks, con rumbo a Sacramento.

El traspaso pone en una buena situación a los tres equipos. Cleveland suma otra elección de Draft, clave en lo que será una larga reconstrucción, mientras que Sacramento adquiere un escolta-alero capaz de generar ese aporte que consideró haber perdido en Shumpert. Por su parte, Houston suma a dos letales anotadores externos en Stauskas y Shumpert para agrandar la rotación, uno de los puntos débiles del equipo hasta el momento, como también a un joven Baldwin IV que puede volverse un jugador de rol si tiene el rodaje necesario.