Anuncios

Los dirigidos por Dwane Casey tuvieron una gran segunda mitad para vencer a los Bulls en Chicago por 112-104. Drummond y Griffin fueron los mejores en la visita.

El par de internos combinó 49 puntos. Foto: Getty Images.

Detroit (33-31) tuvo una presentación de doble filo en la noche de este viernes. El equipo de Dwane Casey podía ganar para estirar la ventaja en el sexto lugar del este, o perderlo a manos de Brooklyn Nets (34-33) si no se imponía a los Bulls (19-48) en Chicago. A pesar de este escenario, la alegría se impuso ya que el equipo ganó en la casa de uno de sus archirrivales por 112-104.

La visita fue de menor a mayor. El equipo tuvo problemas para contener al par de Zach LaVine (24 puntos y seis rebotes) y Otto Porter Jr (23 tantos, ocho asistencias y cuatro rebotes) en la primera mitad, lo que le dio al local la chance de ir al descanso con una ventaja de 66-49.

Sin embargo, la segunda parte tuvo un claro dominio del sexto del oeste. El combinado ‘Piston’ encontró su mejor versión a través de sus gigantes, Andre Drummond (20 tantos y 24 rebotes) y Blake Griffin (27), dejando al rival sin chance de respuesta. Luego de caer por una máxima de 21 puntos, el combinado dirigido por Casey se impuso por 63-38 en el tramo para lograr una remontada vital en el afán de ingresar a la postemporada.

Este domingo los equipos se volverán a ver las caras en Detroit desde las 14hs.