MarShon Brooks fue enviado, junto a Wayne Selden, a Chicago luego del inentendible suceso en el movimiento de Ariza. Justin Holiday recayó en Memphis.

Brooks afronta el último año de su contrato. Foto: USA Today.

Todo mal movimiento deja secuelas y eso quedó demostrado este jueves por la noche. Luego de aquel error irrisorio en el traspaso a tres bandas que iba a ser marcado por la llegada de Trevor Ariza, Marshon Brooks, el jugador que imposibilitó el movimiento por la falta de comunicación entre las franquicias, dejó Memphis.

El escolta de 29 años, que afronta el último año de su contrato, fue enviado a los Chicago Bulls junto a Wayne Selden. A cambio, Memphis obtuvo a Justin Holiday, escolta que venía actuando como alero titular en el conjunto de Illinois. A la par, para generar el desembarco de ambos, la franquicia del este cortó a Cameron Payne.

Payne había llegado a Chicago el 23 de febrero del 2017 cuando su ex equipo, Oklahoma City Thunder, lo traspasó junto a Joffrey Lauvergne y Anthony Morrow por Taj Gibson, Doug McDermott y una elección de segunda ronda del Draft 2018, la cual luego fue enviada a Nueva York, que fichó a Mitchell Robinson con el 38° puesto. El paso de Payne por Chicago incluyó 67 partidos disputados, 26 como titulares. En la 2018-19 llevaba un promedio de 5,7 puntos, 1,7 rebote y 2,7 asistencias en 17,3 minutos por partido.

En cuanto a Brooks, dejó la franquicia que lo había reposicionado en el mapa NBA tras su paso por Europa y Asia. El escolta llega tras disputar 36 partidos (29 en esta temporada), con promedios de 6,6 puntos, 1,6 rebotes y 0,9 asistencias.

Wayne Selden llegó a la NBA en el 2017, luego de no ser electo en el Draft del año previo y rendir en un gran nivel en el Iowa Energy, equipo filial de los Grizzlies. Sus primeros pasos en la máxima liga los dio junto a los New Orleans Pelicans en marzo de aquel año, pero luego se sumó a Memphis y desde entonces jugó 78 partidos. Lleva un promedio de 5,4 puntos, 1,4 rebotes y 1,1 asistencias en la 18-19.

Por último, Justin Holiday dejó Chicago tras su arribo en la 2017-18. A lo largo de las dos temporadas jugó un total de 110 partidos en la franquicia, todos ellos como titular. Su punto alto es la anotación (11,6 por partido), aunque también acompaña con 1,6 robos por juego.

El traspaso fue oficializado en la madrugada del viernes, por lo que los jugadores podrán hacer sus respectivos debuts durante el fin de semana.