Los dirigidos por Nick Nurse aplastaron a sus pares de Florida por 125-104 en Miami y los expusieron en su objetivo de llegar a la postemporada. Los canadienses anotaron 21 triples en el juego e igualaron su récord histórico de franquicia.

Kyle Lowry fue la figura y estuvo a tres rebotes del triple-doble. Foto: Getty Images.

Después de cuatro victorias consecutivas y de haberse establecido en el octavo lugar del este, Miami llegó al duelo dominical frente a Toronto con muchísima confianza en sí mismo. Sin embargo, estuvo lejos de poder traducir esto en una victoria. El equipo de Nick Nurse fue muy superior al Heat, a pesar de las ausencias de Kawhi Leonard y Fred VanVleet, para imponerse en el American Airlines Center por 125-104.

El local estuvo al frente únicamente los primeros dos minutos del partido, pero un triple de Kyle Lowry (24 puntos, 10 asistencias y siete rebotes) le arrebató la ventaja. A ese lanzamiento le siguieron otros veinte triples a lo largo del juego (igualó el récord de franquicia) con un 52% de campo, lo que dejó al Heat expuesto a una derrota sin atenuantes. El base que cambió el liderazgo aportó seis en once intentos, Danny Green (15-6-4) sumó cinco en ocho, Patrick McCaw (10) clavó los tres que intentó, mientras que los restantes los aportaron Pascal Siakam (20-5-5), Serge Ibaka (10 y 8), Jeremy Lin (11-3-1) y Malcolm Miller (3).

De esta manera, el juego de explosión de la pintura al que apostó el Heat quedó obsoleto y Erik Spoelstra dio lugar a una rotación más equilibrada, en pos de dosificar esfuerzos para cuidar a su equipo para juegos próximos. Bam Adebayo (19-6-5) fue el más destacado del local, mientras que Dwyane Wade sumó 15 puntos apareciendo como suplente.

Un párrafo aparte se merece Derrick Jones Jr.  A falta de tres minutos para el cierre del partido, con el mismo ya definido, voló en un alley-oop y la enterró con muchísima fuerza para lograr una de las mejores volcadas de la temporada, quizá la mejor.

La posterior derrota de Milwaukee (50-17) en San Antonio hizo que Toronto (48-19) se acerque a la cima y quede expectante. El equipo canadiense no tendrá descanso y volverá a jugar este lunes por la noche, cuando visite a los Cleveland Cavaliers (16-50) desde las 20hs.

Por su parte, Miami (31-35) tendrá tiempo hasta el miércoles para recomponerse. En dicha jornada, enfrentará a los Detroit Pistons (34-31) en casa a las 20:30. El juego será vital para mantenerse por encima del Orlando Magic (31-37) y los Charlotte Hornets (30-36), además de acercarse a los puestos superiores.