Anuncios

El alero clavó un triple y falta en la última acción ofensiva del Thunder para posibilitar el triunfo por 117-115 sobre los Sixers. A pesar de la caída, Joel Embiid tuvo una buena tarde. Russell Westbrook fue expulsado con seis faltas. La franquicia lleva 11 años sin derrotas frente a los Sixers.

El alero también llegó a los 1000 robos en su carrera, algo que mantienen tan sólo 168 jugadores en la historia de la NBA. Foto: Getty Images.

Uno de los cierres más atractivos en lo que va de la temporada 2018-2019 de la NBA tuvo lugar en Philadelphia durante la tarde de este sábado, cuando el Thunder se impuso al dueño de casa por 117-115.

La visita parecía que iba a tener un triunfo fácil en uno de los escenarios más difíciles para jugar, pero a base de buenas defensas llegó al último cuarto con una ventaja de 88-79, a pesar de haber dilapidado una ventaja de 16 puntos en el primer cuarto. Un 4-2 en los primeros tres minutos estiró esa distancia a un 92-81.

Sin embargo, esa muralla defensiva construida por el equipo de Billy Donovan, sobre todo a partir de Paul George (31 puntos, seis rebotes, cinco asistencias y tres robos), quien llegó a los 1000 robos en su carrera, pareció desvanecerse. Philadelphia, que venía pagando caro la falta de tiradores, encontró en Joel Embiid (31-8-6) y Jimmy Butler (18) la respuesta para montar una racha de 16-3 (97-95) que le permitió pasar al frente.

Desde entonces, el intercambio de golpes fue incesante. Un triple de Terrene Ferguson (11) a 42 segundos del cierre parecía sellar el triunfo visitante, pero Butler forzó la falta de Grant y definió de bandeja para achicar a la distancia mínima. George estiró la distancia desde la línea, pero Embiid forzó la sexta falta de Westbrook para igualar el juego en 113 con 14 segundos en el reloj.

Acto seguido, Dennis Schroder (21), que venía de tener una gran primera mitad, envió un anunciado pase a Steven Adams (16 tantos y nueve rebotes) que Butler interceptó para concretar la remontada del dueño de casa.

Sin embargo, el alero pasó de héroe a villano en las últimas dos acciones del juego. Primero, llegó tarde al marcaje a George para permitirle concretar una acción de cuatro puntos. Luego, no pudo concretar el tiro ganador ante el doble marcaje rival por tomarlo en una posición forzada.

De esta manera, Oklahoma mantuvo viva una racha de, ahora, 19 triunfos consecutivos sobre Philadelphia. Su última caída fue hace 11 años, en 2008, cuando todavía jugaba en la liga en Seattle (Supersonics).

Tanto Sixers como Thunder volverán a jugar el próximo lunes. Oklahoma viajará a Nueva York para medirse con los Knicks desde las 14:30 en la apertura de la acción en el día conmemoratorio a Martin Luther King, mientras que Philadelphia buscará la recuperación en casa frente a los Houston Rockets (22hs).