Anuncios

El pívot sumó 42 puntos y 18 rebotes para ser la figura del triunfo de Philadelphia en Phoenix por 132-127.

Foto: Getty Images.

Corría el mes de junio y el Draft era el tema de importancia en la NBA. A la hora de la primera elección, DeAndre Ayton, quien acabó siéndolo, tenía todos los números y los expertos señalaron las similitudes del juego del pívot con Joel Embiid. El de Philadelphia, enterado de todo esto, salió a marcar que la diferencia entre él y el juvenil era que el también defendía, y que no merecía estar en el tema.

Ya sea por esto, o para ratificar su gran momento en la liga, la estrella de los Sixers actuó motivado en la noche del miércoles, cuando el equipo de Brett Brown venció 132-127 a los Suns en Phoenix. El pívot acabó la primera mitad con 30 de sus 42 puntos en el juego (17 vía tiros libres) a los que sumó 18 rebotes (cuatro ofensivos), tres robos y dos tapas en 36 minutos de juego. Así, lideró a un equipo que también tuvo grandes producciones de Ben Simmons (29-3-6) y J.J. Redick (27-4-4).

A pesar de los dichos de Embiid, Ayton acabó el encuentro con 18 puntos y 11 rebotes (siete ofensivos), aunque también con cinco faltas. Devin Booker fue el mejor del local con 37 tantos y ocho asistencias, y fue la principal razón de una gran levantada en el último cuarto para asustar a la visita en los últimos minutos.

Los Sixers arribaron al último cuarto con un 104-87 que parecía lapidario, pero un parcial de 23-6 puso en juego su triunfo. Sin embargo, la visita encontró en su tridente destacado la certeza para penetrar al área rival, forzar faltas y capitalizar los tiros libres para sentenciar el encuentro.

Los Suns volverán a jugar el próximo viernes, cuando reciban a Los Ángeles Clippers a las 23hs. Por su parte, los de Philadelphia cerraron su gira por el oeste con una marca de 3-1 y volverán a casa el sábado, para medirse con los Dallas Mavericks desde las 21:30.