El escolta sumó 12 de sus 14 puntos en el último cuarto para que Charlotte supere en casa a New York por 101-92. El equipo knickerboker sumó su décima caída al hilo y está anteúltimo en el este con una marca de 10-39.

Las 12 unidades del perimetral llegaron a partir de cuatro triples. Foto: Getty Images.

La realidad de los Knicks es alarmante. Este lunes por la noche, el equipo tuvo la chance de ganar en Charlotte a partir que su rival se mostró incapaz de meter la pelota dentro del aro. Aún así, el conjunto neoyorquino dejó en claro sus limitaciones y cayó por 101-92, lo que le dio su décima derrota consecutiva.

El partido fue opaco, sin una clara atracción producto de la falta de constancia ofensiva por parte de ambos. New York tuvo chances de conseguir el triunfo a partir de uno de los pocos que tuvo regularidad, Kevin Knox. El alero sumó 19 puntos y fue el máximo anotador del juego, mientras que Tim Hardaway Jr lo acompañó con 17 tantos y 10 rebotes. A partir de este par, el juego llegó al último cuarto con un 71-71 en el marcador.

Pero el local contó con el único jugador que fue certero en el último cuarto para quedarse con el triunfo. Malik Monk acertó cuatro triples para sumar 12 de sus 14 puntos en la noche y ser la mejor carta ofensiva del equipo de Steve Clifford. Los europeos Tony Parker (15) y Willy Hernangómez (11 tantos y 11 rebotes -siete ofensivos-) también jugaron papeles importantes en el festejo.

Charlotte llegó a una marca de 24-25, válida para el octavo puesto en el este. El equipo intentará seguir por la buena senda el próximo miércoles, cuando visite a los Boston Celtics desde las 21:30.

Por su parte, New York lleva un récord de 10-39 y está decimocuarto, apenas por encima de Cleveland (10-41). El equipo de David Fizdale volverá a jugar este miércoles, cuando reciba en casa a los Dallas Mavericks a las 21:30.