Anuncios

Los neoyorquinos cortaron una racha de 18 derrotas consecutivas en casa al ganarle a los Spurs por 130-118 y a Spike Lee se lo contaron en plena entrega de premios. Los texanos cada vez están más complicados para ingresar a los Playoffs.

Los neoyorquinos acertaron 18 triples y tuvieron a cuatro jugadores con doble dígito en anotación. Foto: Sports Net.

Los Knicks están llenos de historias insólitas y este domingo por la noche sumaron otra más: llegaron a los Oscars. ¿Cómo fue esto? Antes que Spike Lee reciba su premio al Mejor Guión Adaptado por la película “El infiltrado de KKKlan”, Samuel L. Jackson, encargado de darle la estatuilla, le señaló que su equipo cortó una racha de 18 derrotas consecutivas en casa al superar a los Spurs por 130-118.

Si el partido hubiese sido una película compuesta por el director de cine, probablemente hubiese adaptado un estilo grotesco para los texanos. Los dirigidos por Gregg Popovich (33-28), en plena contienda por ingresar a los Playoffs, no encontraron respuestas para doblegar a uno de los rivales más débiles de la liga, que lo dominó de principio a fin, a pesar de los 32 puntos de DeMar DeRozan.

San Antonio tuvo dos puntos claves en su derrota. Primero, no estuvo firme a la hora del marcaje y tuvo a sus figuras con problemas de faltas, ya que el ex Toronto, LaMarcus Aldridge (18) y Bryn Forbes (15) finalizaron con cuatro infracciones, mientras que Patty Mills (8-3-4) acumuló tres. El otro punto flojo fue el marcaje externo, ya que Nueva York supo mover bien la pelota para capitalizar 16 triples en 37 intentos (43,2%) y quebrar el juego.

En este último punto, Damyean Dotson emergió como la gran figura del partido. El escolta sumó 27 puntos a partir de ocho aciertos externos, mientras que Dennis Smith Jr fue el responsable de hallarle los espacios y lo complementó con 19 tantos, 13 asistencias y seis rebotes. Además, Emmanuel Mudiay sumó tres bombazos desde el banco para acabar con 19 unidades, y Mitchell Robinson aprovechó los espacios que generaron los aciertos lejanos para mandar en la pintura, lo que le permitió acabar con un doble-doble (15 y 14). Kevin Knox también logró dos dobles dígitos (19 y 10).

A pesar de la derrota, San Antonio sigue en territorio de postemporada con el séptimo lugar en el oeste, pero ahora con la misma marca que el octavo, Los Ángeles Clippers, y dándole la chance a Sacramento Kings (31-28) de alcanzarlo, si gana los dos juegos que todavía adeuda. De esta manera, será vital para la franquicia recuperarse en la noche de este lunes, cuando visite a los Brooklyn Nets desde las 21:30.

Por su parte, los Knicks (12-48) se mantienen últimos en el este y sólo poseen un mejor récord que los Phoenix Suns (11-50). Ellos volverán a jugar en el Madison Square Garden el martes, cuando reciban al Orlando Magic a las 21:30.