Anuncios

El equipo de Brett Brown sacó adelante una situación complicada frente a Brooklyn y se impuso por 145-123 para empatar la serie en uno. Ben Simmons se reivindicó con un triple-doble. Ahora el cruce se traslada a Nueva York.

Foto: Getty Images.

Philadelphia no se podía permitir una segunda derrota consecutiva ante Brooklyn en casa y pudo evitar eso este lunes por la noche. El conjunto dirigido por Brett Brown tuvo que sudar la gota gorda en la primera mitad, pero se impuso por un claro 145-123 para igualar la serie 1-1.

Durante los primeros 24 minutos fue de mayor a menor. De la mano de Joel Embiid (23 puntos y 10 rebotes), Boban Marjanovic (16 y 8) y Ben Simmons (18 tantos, 12 asistencias y 10 rebotes -cuatro ofensivos-), el dueño de casa explotó la pintura y llegó a gozar de una ventaja de ocho puntos.

Sin embargo, con el correr del partido, y la lógica rotación de piezas, fue bajando la intensidad, dándole a Brooklyn la chance de encajar diez triples en el tramo para establecer su máximo récord en la historia de un partido de Playoffs. A través de tres bombazos de D’Angelo Russell (17) y Spencer Dinwiddie (19) y dos de DeMarre Carroll (6) y Caris LeVert (13), llegó a achicar a un 65-64 con el que fueron al descanso.

Antes del bocinazo, hubo una acción controversial que influyó bastante en el desarrollo del partido. Embiid atacó a Jarrett Allen en el poste y le aplicó un codazo con su brazo izquierdo en la cara. Si bien la acción era meritoria de una flagrante nivel 2 (expulsión), la terna arbitral se inclinó por una flagrante 1 y dejó que el camerunés siga en cancha.

Esta situación tuvo un ligamento directo con el resultado definitorio ya que fue el mismo Embiid el que lideró el parcial de 51-23 en el tercer período que quebró el partido. El dueño de casa atacó constantemente la pintura, de forma tal que obligó a su rival a cometer faltas. Como si todo esto fuese poco, acertó sus 11 tiros libres tomados para escaparse a un 117-86 que sentenció la igualdad en la serie.

El último cuarto se jugó para cumplir una formalidad. Lejos de dar pelea con sus titulares, Kenny Atkinson decidió darle tiempo de juego a sus suplentes. A pesar de encontrar puntos altos en Rondae Hollis-Jefferson (10) y Shabazz Napier (13), el tramo sólo le sirvió a la visita para maquillar el resultado final.

El 1-1 mantiene a Philadelphia con la obligación de ganar de visitante. El primero de los dos juegos consecutivos en el Barclays Center de Brooklyn se disputará el jueves a las 21:00, con televisación de ESPN.