Anuncios

El bigman cada día tiene más participación e importancia en unos Nets que sueñan con crear un proyecto duradero. Su análisis por @ElDloanding.

Foto: Nets.com

No es extraño mirar a Jarrett Allen y pensar en un jugador de otra época. De la ABA (American Basketball Association); de los Harlem Globetrotters; de las películas de los 70’. Es que el pívot formado en la Universidad de Texas viajó en el tiempo. Su físico, como su juego, nos recuerda a la televisión granulada o en blanco y negro. Y no es para menos: es un jugador de vieja escuela.

Recordando el inicio

Para Allen todo salió redondo, desde el inicio de su paso a la NBA. En 2017, con apenas 19 años, fue elegido en la 22º posición por unos Brooklyn Nets que no tenían nada que perder y todo por ganar. Que, a pesar de tener otros tres pívots (Okafor, Zeller y Mozgov), confiaron en él como el titular después del descanso por el Juego de las Estrellas de esa temporada, suerte con la que no corrieron los internos de ese draft (NdeR: de los pívots es el que más jugó. De los interiores sólo Lauri Markannen -Chicago- y John Collins -Atlanta- promedian más minutos).

Durante su segunda temporada, la 2018-2019, integró el equipo mundial en el Desafío de Novatos durante el fin de semana del Juego de las Estrellas en Charlotte. Esto lo logró a partir de mostrar un progreso inesperado junto con el resto del plantel de los Nets: paso de promediar ocho puntos, cinco rebotes y 1,2 tapas en 20 minutos a unos once tantos, ocho rebotes y 1,6 bloqueos en 26 (actualmente solo D’Angelo Russell, Joe Harris y Spencer Dinwiddie juegan más que él). De esta manera, logró afianzarse en la posición del titular indiscutido en un equipo de Playoffs con apenas 20 primaveras.

El coctel de su físico: explosividad

Lo llamativo en su apariencia no es solo su afro (aunque sí lo más glamoroso): su envergadura de unos sorprendentes 2,27 metros. Para poner en contexto, el tres veces líder en tapas, Anthony Davis, tiene el mismo tamaño; el actual líder, Myles Turner, cuenta con 3 cm menos; y Giannis Antetokounmpo ‘tan solo’ tiene 2,21 mts. Esto, sumado a su explosividad, a pesar de su peso (108kg, el promedio de la liga para su posición), y su nulo miedo a quedar posterizado (lo ha sufrido también), lo convierten en un bloqueador espectacular, logrando rechazar volcadas de jugadores mucho más fuertes y pesados que él (caso LeBron James, Blake Griffin, Giannis o el mismo Davis).

Del otro lado de la cancha, al revés. Su elasticidad y envergadura lo hacen un jugador a temer ya que con tan sólo con un paso puede enterrar la pelota hasta el fondo, llevándote por delante y quedando inmortalizado en una jugada (Markkanen y Valenciunas lo han sufrido).

La química Russell-Allen

Foto: Nets.com

Es imposible entender el fenómeno del pívot sin tener en cuenta al base titular, D’Angelo Russell. Ambos forman una de las parejas más destructivas de la liga, desde el pick and roll (Jarrett tiene un 37,5% de frecuencia como hombre de pick and roll, líder de liga, y D’Angelo un 50%, empatado con Lou Williams entre los que tienen diez o más posesiones).

Además, Allen es el que tiene más porcentaje de tiros de campo anotados entre los que poseen ese volumen (61,8% atacando luego del bloqueo) y protege espectacularmente a D’Angelo, quien es de los que más y mejor anota saliendo del bloqueo (solamente Lillard anota más teniendo menos posesiones). La combinación termina dando que el dúo R&A termina siendo de lo más efectivo de la liga en pick and roll y es uno de los grandes factores para entender la temporada de los de Brooklyn.

La proyección y la comparación

Es muy difícil lograr una estimación correcta de cuál es el rango de alcance del futuro de “Fro”. No hay muchos jugadores símiles, tan atléticos, fibrosos y con esa explosividad. Rápidamente, los que se vienen a la cabeza en una comparación son Bynum (por explosividad), Stoudemire (por elasticidad) e incluso a Mutombo (por la espectacularidad de sus tapones). Aunque podríamos analizarlo como al menos, un futuro All-Star, y un jugador inamovible de los quintetos defensivos durante su prime.

Está claro que al oriundo de Texas le queda muchísimo camino, pero ya nos ha dejado perlitas de su talento. Habrá que seguir su desarrollo y como, cada vez, su papel aumenta en los de Nueva York.

3 Comentarios »