Anuncios
Foto: Nets Daily.

Por @ElDLoanding.

Desde que Sean Marks se afianzó en el puesto de GM, las estrategias y traspasos siempre apuntaron hacia mantener una flexibilidad salarial importante para poder tentar a los agentes libres. Con un proyecto interesante, con aspiraciones a Playoffs, parece que este será el año para los Nets.

Una guía de cómo reconstruir en Nueva York

Sean Marks recibió el 18 de febrero de 2016 asumió su cargo en unos Nets destruidos post-fracaso del “mega proyecto” de Deron Williams, Paul Pierce, Kevin Garnett y compañía. Una plantilla devastada, cargada de contratos tóxicos (NdeR: Joe Johnson, Brook Lopez, Andrea Barganani, Jarrett Jack, Thaddeus Young y -el único sobreviviente de ese plantel- Rondae Hellis-Jeffferson) y sin elecciones de Draft para recomponer, aunque sea poco a poco, a una franquicia a la deriva.

Con el timón en sus manos decidió apostar por el debutante Kenny Atkinson como jefe de entrenadores, quien llegó luego de pasar años como ayudante de Mike D’ Antoni (Phoenix Suns) y Mike Budenholzer (Atlanta Hawks). Cabeza a cabeza, empezaron con una restructuración del equipo tanto en decisiones en los despachos como en el parqué.

Brooklyn empezó a jugar un básquet de vanguardia, aunque sin buenos ejecutores, de más de 100 posesiones, anulando la media distancia y aumentando cada vez más la importancia de los triples, con rotaciones largas para intentar desarrollar a la mayor cantidad de jugadores al mismo tiempo.

Así, mediante movimientos como el pase de Thaddeus Young a Indiana a cambio de Caris LeVert; recibir a veteranos con contratos tóxicos con rondas como Jared Dudley y DeMarre Carrrol; el fichaje de dos agentes libres que nadie quería como Joe Harris y Spencer Dinwiddie; el intercambio de Bojan Bogdanovic a Wizards por una elección de primera ronda (que luego sería Jarrett Allen) y el polémico traspaso de Brook Lopez y el pick numero 27 del draft de 2018 (¡vía Celtics!) por D’Angelo Russell y Timofey Mozgov, se terminó de formar un proyecto que es mucho más que la suma de sus partes.

D’Angelo Russell, en el ojo del huracán y del oasis

Foto: The Sportsman Journal.

Después de todos estos movimientos, sumados a tantos otros, el equipo de la capital del mundo quedó con un gran espacio salarial para intentar atraer agentes libres en este verano. Pero, mientras buscaba esa solvencia, se encontró con una solución y un problema: D’Angelo Russell.

El ex Ohio State logró ser un integrante del Juego de las Estrellas en esta campaña, destacar en todos los aspectos del juego y liderar el equipo hacia unos, todavía no asegurados, Playoffs, dándole un buen dolor de cabeza a los directivos: si le renuevan no podrán traer a un agente libre con el contrato máximo.

Quizás el mayor punto de inflexión sea la renovación a Spencer Dinwiddie, de 34 millones de dólares por tres años, la cual entrará en vigencia la temporada que viene. De esta manera, los Nets contarán con “tan solo” 59 millones sin usar en el espacio salarial de los cuales, lo más probable, 27 millones sean para el base de 23 años, dejando al equipo con un total de 30 millones libres para gastar. Esto no está mal, pero no es suficiente para atraer a una estrella con un contrato máximo.

Los escenarios, las soluciones, pueden variar a este problema, teniendo en cuenta que la renovación de Russell está en los planes del equipo (si no, probablemente le hubieran traspasado cuando su valor estaba en alza y aún podrían sacarle jugo siendo agente libre restringido). Aquí están ordenadas las chances, de menos a más probables:

  1. La opción más apetecible para cualquier gerencia podría ser que firme con Nets resignando algunos millones (entre 18 y 20) para permitirle a la franquicia abrochar a otro jugador por el máximo.

  2. El final triste sería que en la agencia libre renueve por el máximo con otro equipo o con Nets. De cualquier forma, se quedará. Se contratarán agentes libres, pero ninguno por el máximo.

  3. Lo más probable (y lo que la mayoría de analistas piensan) es que firme por el máximo y la noche del draft, antes del inicio de la agencia libre, se traspase a Allen Crabbe (1 año, 18 millones) o al muy apetecible contrato de Dinwiddie ya antes mencionado, para generar más espacio.

Rumbo a Brooklyn: los que suenan

Mucho se ha hablado de los posibles fichajes estrellas de Knicks, Lakers o Clippers. Los Nets también han guiñado el ojo con algunos agentes libres. Aquí el resumen de las posibilidades y rumores que han surgido de los más importantes:

Kyrie Irving (27 años)

Foto: Instagram – DLoading.

A pesar que el puesto de base está cubierto, se habló muchísimo del ex Cavaliers como alguien que quiere vivir y jugar en New York. No es para menos el hacer dudar a la dirigencia: Kyrie es de los mejores bases de la liga y durante sus buenos tramos puede llegar a ser el mejor.

Sus peleas y reveses con los Celtics hicieron que cada vez su nombre suene más en la sección de rumores. Su aparente buena relación y química con D’Angelo son otros alicientes para la imaginación de los fanáticos. Justamente hace poco circuló, via Bleacher Report, que ve con mejores ojos firmar en los Nets que con los Knicks.

Kevin Durant (30 años)

Foto: Elite Sports NY.

El dos veces MVP de las Finales es, probablemente, el pez más gordo que hay en él lago. Y Brooklyn tiene la caña perfecta para pescarlo. Durant mantiene una excelente relación con LeVert. El ex Universidad de Texas le guarda un gran cariño al escolta: entreno con él durante el verano y en el período que estuvo lejos de las pistas por la terrible lesión que le sucedió fue Kevin quien más lo motivo a salir adelante.

Además, Caris dijo hace unos días: “Las superestrellas, en especial él (refiriéndose a Durant), no quieren ir a un equipo en el que tengan que tirar del carro ellos solos. Tiene 30, definitivamente quiere ir a un equipo que tenga un gran núcleo, una buena cultura, con buenos compañeros. Nosotros cumplimos todas las categorías”.

Por último, hace unos días, salió un nuevo capítulo de la serie de “Fly By” del alero de Warriors en el cual D’Angelo Russell es el guía personal (aunque sea por video) de Kevin por Brooklyn.

Jimmy Butler (29 años)

Foto: NBC Sports.

Jimmy Butler no está para tonterías de niños, ni de proyectos a medio hacer. Quiere competir desde ya (o al menos eso es lo que se puede deducir de sus declaraciones y su salida de Timberwolves). Diversos rumores han circulado respecto a sus preferencias: Nets, Clippers y/o Knicks.

Desde ya está claro que si quiere competir sólo dos de esos equipos se ven apetecibles y desde luego que los venideros Playoffs serán importantísimos para decidir si Nueva York o Los Ángeles es su destino.

Tobias Harris (26 años)

Foto: Getty Images.

El preferido de la dirigencia. Brooklyn lleva años buscando un ala-pívot abierto, moderno, con tiro y que sepa aceptar el rol que se le ponga. Harris es simplemente perfecto, encaja en todas las categorías y siempre se habló de lo gran compañero que es, además de su capacidad de adaptarse a cualquier situación.

El actual jugador de 76ers nació en Dix Hills, a tan solo una hora de Brooklyn y se lo buscará tentar por el lado emotivo como salarial. No todos los equipos estarán dispuestos a ofrecerle un máximo. Hace unos meses, cuando jugaba en los Clippers, durante una entrevista se lo vio con una remera de Brooklyn y sonaron las alarmas en la dirigencia. Al parecer hay ganas de ambas partes.

Kawhi Leonard (27 años)

Foto: USA Today.

MVP de las finales del 2014 con tan solo 22 años, el mejor two-way de la liga. ¿Qué se puede decir de Leonard que no se haya dicho? El alero no resignará un solo dólar este verano y le interesa mucho vivir en una gran ciudad (aunque su preferencia clara está en Los Angeles). El año pasado ya circuló que desea formar su propio equipo, reclutar agentes libres, crear una dinastía y Brooklyn era una de sus opciones.

No se sabe mucho más al respecto, pero David Aldridge, uno de los más reconocidos periodistas de la NBA, confirmó que Kawhi se sentará a hablar por lo menos con Sean Marks y compañía este verano.

Otros agentes libres en menor consideración por la dirigencia, o poco probables: Kemba Walker, Klay Thompson, Kelly Oubre, Julius Randle.

Conclusión

Desde luego todos estos análisis y especulaciones tendrán más o menos sentido dependiendo de lo que pueda hacer el equipo en los partidos restantes de la temporada y de lo que sea capaz de realizar cuando los Playoffs vuelvan a Brooklyn.

También será de suma importancia lo que pase en el draft y los primeros días de la agencia libre, pero desde luego que las expectativas sobre lo que pueda pasar a partir del 1 de julio del 2019 en la ciudad de la estatua de la libertad, la rivalidad entre Knicks y Nets por los que salen al mercado y el ver hasta dónde puede llegar cada uno en el futuro, son cada vez más altas.

1 Comentario »