Anuncios

La leyenda de Boston falleció este martes a los 86 años. Uno de los referentes de la franquicia de Massachussetts que fue más allá de su enorme carrera como jugador.

Los Celtics empezaron a redactar su historia entre fines de la década de 1950 y principios de los ’60. Con Bill Russell como referente, clasificaron a diez Finales consecutivas y ganaron nueve de ellas. Desde 1957 hasta 1965, apareció Tom Heinsohn para convertirse en un pilar que ayudó a fortalecer ese equipo y conquistar ocho títulos (no estuvo en 1966).

Su trayectoria en Boston no quedó ahí, sino que también asumió el desafío de trascender como entrenador de la franquicia. Inició su nueva etapa cuatro años después de su retiro (1969), y se dedicó a construir un plantel con muchas aspiraciones hacia la gloria. En la quinta campaña, más precisamente la 1973-74, pudo levantar su primer trofeo como DT (noveno contando los ganados como jugador). A su vez, le añadió otra estrella a los de Massachussets en la 1975-76, con el objetivo de afianzarlos como el cuadro más ganador de todos los tiempos.

FIGURA CON EL MICRÓFONO

Luego de sus prestigiosos aportes en la competencia, Tom Heinsohn tomó otro rumbo dentro del deporte estadounidense. Fue ganando terreno y sumando confianza y experiencia, hasta convertirse en analista de las transmisiones partidarias de los Celtics. Los fans de la liga comenzaron a disfrutar de sus comentarios a partir de 1981, en los partidos que Boston disputaba de local (o de visitante para los más seguidores de la franquicia). Junto con Mike Gorman establecieron una dupla muy valorada y realizaron impecables coberturas para la cadena NBC Sports.

Su legado quedará marcado en lo más alto del TD Garden, donde se encuentra la número 15. Asimismo, estará guardado en la memoria de sus colegas, compañeros de cancha y entrenadores que lo asistieron en la década de 1970. Porque Tom Heinsohn se transformó en un emblema de Boston, en todos los aspectos. Entonces, el fallecimiento a los 86 años transforma el color verde en negro, en homenaje a su incansable trabajo. ¡Que en paz descanses!