Los Sixers vencieron 118-115 a los Celtics en su hogar y evitaron el 4-0 en la serie de fase regular. Los dirigidos por Brett Brown sumaron un triunfo clave para empezar a asegurar la ventaja de localía en la primera ronda de los Playoffs.

El par Butler-Embiid combinó 59 puntos en la victoria de los Sixers. Foto: Getty Images.

La rivalidad entre Philadelphia y Boston volvió a sumar un nuevo capítulo caliente este miércoles por la noche. El equipo de Brett Brown evitó la barrida del máximo campeón de la NBA con un triunfo en casa por 118-115, de la mano de un notable Joel Embiid (37 puntos, 22 rebotes y cuatro asistencias).

Luego de un inicio parejo, un altercado entre el camerunés y Marcus Smart (3), que acabó con la expulsión del escolta,despertó el fuego del equipo de Brad Stevens. Kyrie Irving (36 tantos, nueve rebotes y cuatro asistencias) tomó las riendas de la ofensiva de la visita, que también encontró buenos productores en Al Horford (22-6-5), Terry Rozier (20) y Jayson Tatum (13-6-4) para llegar a gozar de una ventaja máxima de 15 unidades.

https://twitter.com/IsolationNBA/status/1108528599278206985

Sin embargo, el local reaccionó de la mano de su pívot estrella y de un constante juego de penetraciones, evidenciando las falencias defensivas de su rival en la pintura. A través de ello, forzó muchos tiros libres (39/43 en el partido) y encontró puntos altos tanto en Jimmy Butler (22-4-2) como Ben Simmons (13-8-7).

Un parcial de 14-5 le permitió al local pasar al frente (113-111) a falta de 1:54 del final. Tatum llegó a igualar la historia en la subsiguiente acción ofensiva, pero Simmons aprovechó el arma principal del local, la penetración, para definir una acción de doble y falta (de Morris). Así, le devolvió la ventaja a su equipo. Morris falló el potencial tiro del empate, dándole a Butler la chance de sentenciar la historia en el otro costado.

El triunfo le permitió a Philadelphia llegar a una marca de 47-25, alejándose de su rival del miércoles (43-29) a cuatro partidos y quedando un poco más cerca de asegurar la ventaja de localía en la primera ronda de los Playoffs. El conjunto del estado de Pensilvania volverá a jugar este sábado por la noche, cuando visite a los Atlanta Hawks desde las 20:30.

Por su parte, Boston acumuló su segunda caída en fila y volverá al ruedo el sábado, cuando visite a los Charlotte Hornets a las 19hs.