Anuncios

El escolta se volvió el sexto hombre más anotador de la historia de la NBA y lideró el triunfo del conjunto angelino sobre Boston por 140-115. Kyrie Irving registró un doble-doble en la visita.

El escolta acabó el partido con 34 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias. Foto: Getty Images.

Los Clippers (39-29) tuvieron una noche de lunes inolvidable. Los dirigidos por Doc Rivers sacaron a relucir su mejor versión ante unos Celtics (41-27) que no se mostraron para nada fuertes en defensa y les permitieron anotar con un 61,6% de campo para el triunfo por 140-115. Como si todo esto fuese poco, las dos caídas consecutivas del Utah Jazz (37-29) les dio la chance de escalar al sexto puesto del oeste, mientras que los San Antonio Spurs (38-29) cerraron la jornada en el séptimo lugar.

La acción en el Staples Center estuvo lejos de ser pareja. El equipo de Brad Stevens sólo pudo estar 16 segundos al frente gracias a un doble de Al Horford (10), hasta que el triple de Danilo Gallinari (25-5-2) cambió el mando. Desde entonces, el dueño de casa hizo lo que quiso y su rival le permitió escaparse a una ventaja máxima de 30 puntos, a pesar de hacer un leve recorte sobre el final gracias a la anotación del par perimetral de Kyrie Irving (18 tantos y 11 asistencias) y Terry Rozier (26).

Producto de esta falta de competencia, el principal atractivo de la jornada pasó por la noche histórica de Lou Williams (34 puntos, cinco rebotes y cuatro asistencias). El ganador del premio al ‘Sexto hombre del año’ en dos ocasiones (2014-2015 y 2017-2018) superó a Dell Curry (11.147 puntos) para pasar a ser el suplente más goleador de la historia de la NBA. El ex Lakers y Raptors lo logró a casi diez minutos del cierre, gracias a una veloz penetración a la que no supo responder la defensa de la visita.

Tras el partido, con la alegría a flor de piel, Williams habló con la prensa, aunque su entrevista fue interrumpida por una broma de Montrezl Harrell (20 tantos y seis rebotes) y Patrick Beverley (11-6-5). Una vez más seco, señaló: “Significa mucho para mí. Fui un suplente toda mi carrera, gané dos veces el galardón al mejor sexto hombre, y ojalá pueda hacerlo nuevamente esta temporada. Me significa mucho poder establecer un nuevo récord. (…) No hubiese querido lograrlo en otro equipo. Somos un gran equipo con muy buena gente y estaban tan felices por mi hito como apoyo plenamente por ellos. Estoy muy agradecido”.

A pesar de las emociones, el equipo angelino no se podrá relajar ya que este martes por la noche volverá a exponer su racha de cinco victorias consecutivas cuando visite a los Portland Trail Blazers desde las 23:30. En la misma jornada, San Antonio enfrentará a los Mavericks en Dallas a las 22:00, por lo que podría perder su puesto si cae y el conjunto de Popovich vence a su eterno rival en una nueva edición del clásico texano.

Por el otro lado, Boston dejó pasar una buena chance para acercarse tanto a Philadelphia como Indiana e intentará recuperarse el jueves por la noche, jornada en la que regresará al TD Garden para medirse con los Sacramento Kings a las 20:30.