Anuncios

Los dirigidos por Brad Stevens fueron superiores de principio a fin y se impusieron por 128-95. Gordon Hayward tuvo una destacadísima actuación: 30 puntos, siete rebotes y cuatro asistencias.

Por su parte, Kyrie Irving registró un doble-doble. Foto: Getty Images.

En una jornada de varias modificaciones de puestos clasificatorios en el este, Boston hizo un trabajo notable en Oakland para mantenerse como quinto (39-26) y seguir soñando con conseguir la ventaja de localía en la primera ronda. El equipo del estado de Massachusetts logró un verdadero triunfazo en la casa de Golden State al imponerse por 128-95.

El dueño de casa pagó cara la ausencia de Klay Thompson por lesión, como también la noche imprecisa de Kevin Durant (18 con un 5/16 de campo). El equipo no pudo encontrar precisión ofensiva por fuera de Stephen Curry, que clavó cuatro triples para firmar una planilla con 23 puntos. Además, DeMarcus Cousins anotó tan sólo cuatro lanzamientos, aunque bordeó el doble-doble con 10 unidades y nueve rebotes.

Del otro lado de la cancha se vio al equipo que tanto quiere ver Boston de manera constante. La ofensiva pasó por las manos de los perimetrales sin una monopolización de Kyrie Irving (19 tantos, 11 asistencias y cinco rebotes), dándole a Jaylen Brown (18) y Marcus Smart (9) la chance de también generar juego.

La sorpresa de la noche llegó a través de Gordon Hayward, la figura del partido. El alero que llegó a la franquicia en 2017 desde el Utah Jazz dio una clara muestra de mejoras al clavar 12 de sus 16 intentos al aro para ser el máximo anotador del partido con 30 puntos en 27 minutos. Además, repartió siete asistencias y bajó cuatro rebotes.

La gran tarea colectiva del conjunto Celtic, tanto en ataque como defensa, hizo que el último campeón sea totalmente dominado. El equipo de Stevens mostró una mayor intensidad que su rival y lo dominó en todo sentido, sobre todo en la primera mitad (73-48).

Los Celtics no tendrán descanso. Este miércoles viajarán al otro lado de la bahía para enfrentar a los Sacramento Kings. Por su parte, los Warriors no volverán a jugar hasta el viernes, jornada en la que recibirán a Denver Nuggets desde la medianoche (ESPN), un cruce clave para empezar a definir los puestos de vanguardia del oeste.