Anuncios

El equipo de Brad Stevens supo remontar una desventaja de 16 puntos para imponerse a Atlanta por 113-105. A pesar del cansancio por jugar en noches consecutivas, Kyrie Irving volvió a ser la figura.

El ex Cleveland acabó con 32 puntos. Foto: Getty Images.

El cansancio de jugar en noches consecutivas llegó a sorprender a Boston (28-18) en Atlanta (14-31). Sin embargo, el conjunto celta supo mantener la compostura y ser certero en el momento justo para imponerse al equipo juvenil rival por 113-105. De esta manera, sumó su tercer triunfo consecutivo.

El dolor de cabeza fue tempranero, ya que el equipo más laureado de la NBA no supo responder ante los constantes ataques a la pintura de su rival. A partir de la distribución de Trae Young (16 puntos y siete asistencias) y los golpes internos de John Collins (15 tantos y 11 rebotes) y Alex Len (15-6-2), el local llegó a gozar de una ventaja máxima de 16 puntos en el meridiano del segundo cuarto.

Desde entonces, Boston reaccionó gracias a los ataques de Daniel Theis (5) y Jayson Tatum (19). Además, dos triples de Kyrie Irving (32 puntos, cinco asistencias y tres rebotes) en el último minuto de la primera mitad pudieron achicar el margen a siete (67-60).

Esa falta de solidez defensiva en la pintura cambió en la segunda mitad. Gracias a Al Horford (13 puntos y nueve rebotes) y un mayor trabajo colectivo, Boston pudo evitar exponer su punto débil. A la par, tomó impulso gracias a las anotaciones de Tatum e Irving. Sin embargo, en el mejor momento del tramo, Marcus Smart (4) tuvo una innecesaria reacción contra DeAndre Bembry (10), lo que acabó con su expulsión. Esto golpeó anímicamente a Boston y le dio a Atlanta la chance de recuperarse. Así, fue a la última docena de minutos con una ventaja de 89-83.

https://www.youtube.com/watch?v=E93mE5HMj4Q&feature=youtu.be

Pero, cuando todo parecía estar encaminado para un triunfo local, el conjunto de Lloyd Pierce, ya sea por falta de solidez o por el propio tanking, se desarmó y permitió la remontada visitante. Irving manejó los hilos de una ofensiva que tuvo a Jaylen Brown (14) certero y como referencia. Un triple de este a 9:07 del cierre le dio la ventaja al conjunto verde por 95-93. Desde entonces, hizo mejor las cosas y siempre estuvo al frente.

Tanto Celtics como Hawks volverán a jugar este lunes como locales. Los primeros enfrentarán al Miami Heat a las 20hs, mientras que los segundos recibirán al Orlando Magic a las 17hs.