Anuncios

El equipo de Brad Stevens tuvo un gran inicio y luego supo mantenerse al frente para imponerse a Miami por 110-105. El dueño de casa contó con un gran Al Horford, que guió el triunfo con un triple-doble.

Foto: Getty Images.

El inicio de abril tuvo una noche clave en la lucha por los Playoffs. En uno de los juegos destacados del lunes, Boston supo aprovechar su localía para doblegar a un Miami ilusionado y mantenerse cuarto en el este gracias al 110-105.

El Heat salió al TD Garden con una endeble defensa, que le permitió al dueño de casa tomar las riendas del partido de la mano de Jayson Tatum (19-6-5. El alero fue certero tanto de media como larga distancia para anotar 11 de los 36 puntos del conjunto celta en el tramo, como también aportar dos de los cinco triples combinados. A partir de esto, y del nivel de Irving (25 puntos -seis triples-, Boston tomó la ventaja máxima de 19 tantos en el juego (36-17).

Desde entonces, el equipo de Spoelstra supo ser efectivo. El esloveno Goran Drágic manejó los hilos de una ofensiva que apostó al constante pick-and-roll para golpear en la pintura. Bam Adebayo (19 tantos y 14 rebotes) y Dwyane Wade (17-5-7) fueron los principales secuaces del base, pero la falta de nivel defensivo perjudicó a las aspiraciones del Heat.

Al Horford (19-11-10) aprovechó su trabajo en el poste bajo para sacar a relucir su mejor nivel y liderar el triunfo del dueño de casa. Por su parte, Marcus Smart acabó con 16 unidades.

Este miércoles se volverán a ver las caras desde las 20:30, cuando se enfrenten en el American Airlines Arena de Miami.