Anuncios

El base acabó con un doble-doble y fue la figura en el triunfo de los Celtics sobre Miami por 107-99. El equipo celta sumó su cuarto triunfo consecutivo.

El base volvió a ser la figura de su equipo con 26 puntos y 10 asistencias. Foto: Getty Images.

Boston parece haberle encontrado la vuelta a sus problemas. Este lunes por la noche, el equipo de Brad Stevens aprovechó su localía para vencer a Miami por 107-99 y sumar su cuarto triunfo consecutivo. A partir del mismo, alcanzó una marca de 29-18, válida para mantener el quinto puesto en la conferencia del este, dos por encima de su rival de turno (22-23).

Un buen primer cuarto (33-23) y varias rachas positivas fueron claves para que el dueño de casa aproveche su condición. A partir de un 37-18 en el tercer cuarto llegó a gozar de una ventaja máxima de 22 puntos, la cual maquilló la visita en el último tramo.

En buena medida, Boston volvió a ganar por otra buena noche de Kyrie Irving. El base volvió a manejar los hilos de la ofensiva y se mostró bien asociado con sus compañeros, siendo el máximo anotador (26 puntos), como asistidor (10). Jayson Tatum (19), Marcus Morris (17) y Al Horford (16 tantos y 12 rebotes) fueron quienes mejor acompañaron al ex Cleveland.

Por su lado, la visita sintió la ausencia de Goran Drágic (lesionado) como también la baja producción de Hassan Whiteside (6). Si bien encontró puntos altos en Derrick Jones Jr (18 puntos y nueve rebotes), Dion Waiters (18) y Bam Adebayo (13 y 7), estuvo lejos de sorprender a un rival que fue certero siempre que lo necesitó.

Ambos equipos volverán a jugar este miércoles por la noche, como locales y desde las 21:30. Boston recibirá a Cleveland, mientras que Miami hará lo suyo con Los Ángeles Clippers.