Anuncios

Philadelphia fue la gran decepción del este en la temporada 2019-2020. El equipo de Brett Brown había llegado al inicio de la agencia libre 2019 tras mostrarse como uno de los grandes candidatos a conseguir el anillo. Sin embargo, la gerencia de Elton Brand hizo todo mal: dejó ir a Butler y Redick; firmó contratos sobrepagos y extensos a Harris como Al Horford; y dejó poco espacio para maniobrar.

El plantel, que sólo necesitaba unos mínimos ajustes para volver a estar en la contienda en la 19-20, estuvo lejos de rendir en el nivel deseado. Philadelphia fue uno de los mejores equipos defensivos de la fase regular, pero su ofensiva se mostró desordenada y desconectada ante la falta de goleo exterior como la excesiva cantidad de jugadores con goleo interior.

Así, Philly brilló de local (31-4), no tuvo peso de visitante (12-26) y se quedó sin esperanzas cuando perdió a Ben Simmons por una lesión grave en su rodilla izquierda. El equipo ganó apenas cuatro de los ocho partidos de reclasificación en la burbuja, antes de ser predeciblemente barrido en la primera ronda por los Boston Celtics.

De esta manera, pasó de estar en una posición casi ideal a quedar al borde de perderlo todo. La gerencia de Brand, que no demostró capacidad para manejar la situación, deberá revertirla, pero no se sabe cómo podrá hacerlo.

Jugadores con contrato

Foto: Getty Images.

Bases: Ben Simmons y Shake Milton.
Escoltas: Josh Richardson, Matisse Thybulle y Zhaire Smith.
Aleros: Tobías Harris y Furkan Korkmaz.
Ala-pivotes: Al Horford y Mike Scott.
Pivotes: Joel Embiid.

Agentes libres

Alec Burks y Glenn Robinson III. Fotomontaje de Clutch Points.

Norvel Pelle: El pivote, que fue two-way la temporada pasada, tiene una qualyfing offer por dos millones de dólares. Promedió 2,4 puntos, 3,0 rebotes y 1,3 tapas en 9,2 minutos durante la fase regular 2019-20. La franquicia debería conservarlo.

Alec Burks: Llegó desde Golden State para el final de la campaña. Durante la fase regular promedió 12 puntos con un 40,5% de efectividad, aunque bajó considerablemente su nivel en los Playoffs, donde registró 10,5 unidades, pero apenas convirtió tres de los 16 triples que intentó (18,8%).

Kyle O’Quinn: El interno, que siempre rinde, promedió 3,5 puntos y 4,0 rebotes en 10,2 minutos durante la fase regular. No obstante, tan sólo jugó seis minutos en el último partido de la serie de Playoffs ante Boston. Probablemente no sea prioridad para la franquicia.

Glenn Robinson III: Otro ex Warriors que le fue bien en la fase regular, pero no lo demostró en los Playoffs. Promedió 4,3 puntos (7,7), 2,3 rebotes (3,1), 0,7 asistencias (0,8) y 0,7 robos (0,6) en la serie ante Boston.

Raúl Neto: El brasileño se mostró como un buen base para la rotación, sobre todo una vez que Ben Simmons acabó lesionado y se perdió el resto de la temporada. El sudamericano promedió 5,1 puntos, 1,8 asistencias, 1,1 rebotes y 0,4 robos en 12,4 minutos entre 54 partidos de la fase regular.

Ryan Broekhoff: El australiano, que firmó contrato con los Sixers en junio, decidió no viajar a la burbuja por el positivo de COVID-19 de su esposa. De esta manera, probablemente quede fuera de la consideración para completar el plantel.

Draft 2020

Foto: Inquirier.

Elecciones: 21°, 34°, 36°, 49° y 58°.

Los Sixers dejaron de tener su elección de primera ronda (la cual es válida para el 19° puesto) cuando la traspasaron por Tobías Harris y varios jugadores a los Clippers en febrero del 2019. Esa elección le pertenece a los Brooklyn Nets, ya que la franquicia angelina la envió a Brooklyn a cambio de Mfiondu Kabengele en la noche del Draft 2019.

No obstante, Philadelphia se hizo con la elección del OKC Thunder para elegir 21°.  La franquicia la había obtenido (con protección Top 20) en 2016 cuando envió a Jerami Grant al Thunder, luego la traspasó a Orlando a cambio de los derechos de Draft de Anzejs Pasecnicks en 2017, pero la recuperó en 2019 cuando envió a Markelle Fultz al Magic. El buen rendimiento del Thunder ayudó que esta elección caiga en manos de Philadelphia.

A la par, Philadelphia tiene su segunda elección, junto a las de Atlanta Hawks (envió a Bruno Fernando), New York Knicks (envió a Willy Hernangómez) y Los Ángeles Lakers (la tenía Orlando y envió a James Ennis). También contaba con la de los Dallas Mavericks, pero la traspasó en febrero del 2020 a Golden State a cambio de Alec Burks y Glenn Robinson III.

En cuanto a la elección de primera ronda, todo parece indicar que Philadelphia irá por un perimetral con capacidad de goleo externo, lo que le falta a Ben Simmons y lo que buscó la franquicia en el arribo de Alec Burks. Por esto, la mejor opción (fuera de los primeros 20 puestos) es Tyrell Terry, base de reciente paso por la Universidad de Stanford.

El jugador cumplió 20 años el pasado 28 de septiembre y llegó a la NCAA como Mr Basketball tras destacarse en DeLaSalle High Scool. A la hora del básquetbol universitario, promedió 14,6 puntos con un 44% de campo y un 41% de triples. A partir de su buen nivel ofensivo, fue electo al quinteto ideal de debutantes de la conferencia Pac-12.

Su estilo de juego se ve marcado como un punto intermedio entre Seth Curry y Duncan Robinson. Es un base bajo (1,85 mts), que no tendrá gran impacto en defensa, pero que será un tirador llamativo en el catch-and-shoot y facilitará el spacing para el equipo de Doc Rivers.

Las opciones para las cuatro segundas rondas son prácticamente infinitas. Los Sixers podrían considerar utilizar dos de ellas para poder saldar la catástrofe económica de los contratos de Al Horford y Tobías Harris. Por el otro lado, varias de ellas podrían ser utilizadas para escalar en el Draft como dejar ir al menos a uno de esos dos veteranos.

Necesidades

Foto: Getty Images.

El arribo de Doc Rivers sorprendió a todos en la NBA. El entrenador señaló en su presentación que el par Simmons-Embiid funciona y que su foco pasará por lograr anotar más puntos. A diferencia de lo que señaló el nuevo headcoach, el tándem no terminó de entenderse en la cancha, el spacing ofensivo estuvo lejos de ser el ideal y el trabajo defensivo fue lo más destacado del equipo de Brett Brown.

El entrenador arrancará su paso con un Joel Embiid cansado de la falta de resultados y que le dio constantes guiños a un ex Philadelphia, Jimmy Butler, en el Miami Heat. El camerunés tiene contrato hasta junio del 2023, pero exigirá buenas apariciones en los Playoffs desde la próxima campaña para no pedir un traspaso.

La gerencia no traspasará a Embiid, pero debería considerarlo. La agencia libre 2020 no cuenta con grandes estrellas tras la continuidad de Anthony Davis en Los Ángeles Lakers, por lo que varios equipos como Miami Heat, Golden State Warriors, Brooklyn Nets y Milwaukee Bucks harán un esfuerzo en pos de obtener al africano. Esa desesperación puede ser aprovechada para liberar el impacto salarial de Embiid, quizá deshacerse de al menos uno de los dos contratos (Harris, probablemente) y tener espacio para maniobrar al restante (Horford), o ambos.

La situación es difícil de digerir para todo fanático de los Sixers que continúa considerando que aquel histórico tiro ganador de Kawhi Leonard en 2019 privó a la franquicia de su primer título desde 1983 y el cuarto en su historia. Sin embargo, la realidad indica que Butler no volverá a Philly, que la gerencia de Brand hizo un pésimo trabajo en la agencia 2019 y que si la situación se continúa dilatando, el valor de Embiid bajará, lo que generará una salida con un valor menor como una situación incómoda para Ben Simmons.

Sin embargo, como la gerencia no traspasará a Embiid, el futuro del plantel indica que tendrá a seis veteranos (Simmons, Richardson, Harris, Horford, Embiid y Scott), tres jóvenes interesantes (Thybulle, Milton y Korkmaz) y una elección del Draft que parecía imposible de conservar.