Jugadores con contrato

Bases: Luka Doncic, Delon Wright y Jalen Brunson.
Escoltas: Seth Curry.
Aleros: Dorian Finney-Smith y Justin Jackson.
Ala-pivotes: Kristaps Porzingis, Dwight Powell y Maxi Kleber.
Pivotes: Boban Marjanovic.

Agentes libres

Foto: Getty Images.

Tim Hardaway Jr: El alero tiene una opción de jugador tazada en 18.9 millones de dólares. El spacing a partir del tándem Doncic-Porzingis le permitió mantener un 39,8% en triples, su mejor marca desde que llegó a la NBA. Además, promedió 15,8 puntos en la fase regular. Probablemente haga uso de la cláusula contractual.

Willie Cauley-Stein: Tiene una opción de jugador de 2.2 millones de dólares. No pudo hacer su primera aparición en los Playoffs ya que decidió no viajar a la burbuja para estar presente en el nacimiento de su hijo. Es una buena opción interna, que promedió 7,2 puntos y 5,8 rebotes en la temporada pasada.

Trey Burke: El perimetral llegó a Dallas a partir de la baja de Cauley-Stein y se mostró como uno de los mejores jugadores que tuvo el equipo en la burbuja. Promedió 12,3 puntos, 3,2 rebotes, 2,0 asistencias y 1,3 robos en la serie ante Los Ángeles Clippers. La franquicia buscará retenerlo.

José Juan Barea: El boricua es sinónimo de Dallas Mavericks y no jugará para otra franquicia de no continuar en Dallas. El portorriqueño se sintió frustrado al tener una participación menor en el equipo durante la última temporada, por lo que podría migrar a Europa.

Courtney Lee: El futuro de Lee en la franquicia depende estrictamente de su deseo salarial. Dallas quiere retenerlo con un contrato mínimo de un año para que sea el líder defensivo perimetral de la segunda unidad. El jugador, que cobró 12 millones de dólares la pasada campaña, probablemente quiera un poco más. Promedió 4,5 puntos, 1,3 rebotes y 0,5 asistencias en 14,4 minutos en la 2019-20.

Michael Kidd-Gilchrist: Llegó a Dallas como la opción defensiva ante la lesión de Courtney Lee. El ex Charlotte promedió 0,9 puntos, 2,5 rebotes y 0,3 asistencias en 9,3 minutos por partido. Continuará sólo si acepta el mínimo.

Antonius Cleveland: Arrancó su carrera en Dallas, pasó por Atlanta, volvió a Dallas y apenas jugó 11 partidos en la NBA, con una media de 4,2 minutos por partido. El escolta de 26 años jugó 36 partidos en la G-League con promedios de 14,4 puntos, 7,3 rebotes, 2,5 asistencias y 1,5 robos en 30,9 minutos por partido.

Josh Reaves: El boliviano será agente restringido tras disputar cuatro partidos en la NBA y 37 en la G-League. Promedió 13,6 puntos, 5,0 rebotes, 3,0 asistencias y 2,0 robos en 30,8 minutos por juego. El escolta tiene 23 años; puede ser una buena opción para completar el equipo.

Draft 2020

Mark Cuban, un hincha más de los Mavericks, a pesar de ser el dueño de la franquicia. Foto: Chicago Tribune.

El puesto con futuro incierto en Dallas es el de alero: Hardaway Jr entrará en el último año de su contrato; Lee y Kidd-Gilchrist quedaron sin vínculo; Cleveland y Reaves no demostraron tener el potencial para ser fijas como suplentes.

Así, no debería sorprender que, como complemento de Doncic y Porzingis, la franquicia vaya en busca de un alero de condiciones 3&D (triplero y defensor) con la 18° posición del Draft.

El jugador ideal para el puesto es Saddiq Bey, alero que se anotó al Draft tras su paso por la Universidad de Villanova. Bey, que cumplió 21 años el pasado 9 de abril, promedió un 45% de triples en su segundo año en la NCAA , lo que le dio la chance de integrar el quinteto ideal de la conferencia Big East; estar en la disputa por el Wooden Award y ganar el premio al mejor alero de la NCAA.

Bey no integra los puestos top de los mock draft, porque pasó gran parte de la campaña jugando como un alero capaz de anotar desde lejos, pero que también sacó mucha ventaja en su juego de poste. Esto no lo podrá trasladar a la NBA, pero su buen aporte defensivo como su capacidad anotadora es más que justo para nutrir a Dallas.

Si los Mavericks no logran elegirlo, podrán tomar dos caminos: elegir a un jugador que está proyectado más bajo como Desmond Bane, u optar por Aleksej Pokusevski. Bane tiene condiciones similares a las de Bey (gran triple y buen trabajo defensivo), aunque su mecánica de tiro lo presenta como incógnita a la hora de trasladar su juego a la NBA.

Por su parte, Pokusevski es un ala-pivote serbio de 2,11 mts capaz de anotar desde lejos, hacer valer su altura en la pintura y que aprovecha su largo para tapar pelotas. ¿Su punto débil? Pesa 96 kilos y la tendrá muy difícil a la hora de hacer valer su físico en la NBA.

Necesidades

Luka Doncic terminará el tercer año de su contrato al finalizar la 2020-21. Ahí será cuando Dallas deba elegir entre hacer uso de la opción de equipo (10.1 millones de dólares) para la 2021-22 y darle la chance de ser agente libre, o rechazarla para que sea agente restringido y retenerlo por el contrato máximo. Esto último, que en el pasado lo hizo Denver con Nikola Jokic, es lo más probable que suceda.

A partir de la necesidad del espacio salarial para hacer este movimiento y conservar a Luka junto a Porzingis, Dallas no se proyecta como un equipo inversor en esta agencia libre. La franquicia buscará seguir creciendo a través de sus jóvenes, centrando su juego en la eficiencia ofensiva marcado por sus estrellas europeas.

El contexto también indica que el arribo de Facundo Campazzo es improbable. El argentino requerirá un contrato por más de un año, mientras que la franquicia también tendría que mover a al menos dos de los perimetrales que tienen contrato hasta junio del 2022 (Wright, Brunson o Curry -que tiene contrato hasta el 2023-).

Así, todo parece indicar que la organización buscará mantener tanto a Burke como Barea para completar los primeros dos puestos; tener a Hardaway Jr, Lee y Reaves para el puesto de alero, y continuar con Powell, Kleber, Finney-Smith, Cauley-Stein y Marjanovic alrededor de Porzingis.

Una vez que Powell vuelva, Dallas buscará traspasar a Curry junto a Cauley-Stein para obtener el espacio salarial que quiere de cara a la agencia 2021. La organización no tendrá mucho trabajo al comienzo de la temporada, pero sí estará constantemente en el teléfono cuando se acerque el Juego de las Estrellas.