Anuncios

La gran decepción de la última temporada fue Los Ángeles Clippers. El combinado californiano era señalado como uno de los tres grandes candidatos al anillo (Lakers y Bucks completaban la terna), pero nadie esperaba lo que sucedió.

El equipo ganó los primeros dos juegos de la temporada para mostrarse como serio candidato al número 1, pero físicamente nunca estuvo apto para hacerlo. George se perdió los primeros doce juegos; Leonard no disputó ningún back-to-back de manera completa; mientras que el resto del equipo se mostró falto de nivel cuando las dos estrellas no estuvieron en cancha.

Así, la organización tuvo que esperar hasta el 16 de enero para poder asentarse en el Top 3 del oeste y no volver a salir. El equipo no estuvo cerca de robarle el 1 a los Lakers, mientras que tardó en asegurar el 2 en el duelo ante Denver Nuggets. Lo terminó haciendo en la burbuja, sin Harrell ni Williams.

Una vez que llegaron los Playoffs, la falta de trabajo expuso al plantel como a Doc Rivers. La franquicia sufrió mucho más de lo que esperaba para vencer por 4-2 a Dallas Mavericks, que durante un gran tramo de la serie no contó con Kristaps Porzingis. El cuarto juego de la serie marcó la primera gran mancha del equipo al dilapidar una ventaja de 21 puntos para acabar con una derrota en el último segundo por un tiro ganador de Luka Doncic.

El combinado angelino encontró el camino de sortear al texano en los siguientes dos juegos, pero vivió una situación similar en las semifinales ante Denver Nuggets y tuvo una despedida más tempranera de lo que se esperaba. El equipo estuvo +23 en el quinto partido de la serie con una ventaja de 3-1, pero sucumbió ante la reacción de Paul Millsap, la conducción de Nikola Jokic y el goleo de Jamal Murray. Así, no sólo que no pudo ganar su primer quinto juego de semifinales en la historia, sino que también quedó eliminado sin poder superar la vara de las semifinales del oeste.

La eliminación abrió un lugar para el cambio. Doc Rivers señaló falta de compromiso de sus dirigidos y terminó optando por retirarse para luego tomar el cargo en Philadelphia. El gerente general, Adam Smith, evaluó opciones, pero siempre tuvo como prioridad a Tyronn Lue, ex asistente de Rivers que fue electo como su sustituto.

A la par de esta situación, la organización afronta la agencia libre con un arma de doble filo. El gerente general podrá modificar el roster para encontrar las piezas que considere útiles para rodear al par George-Leonard. Pero también tendrá el riesgo de perder al tándem si la temporada vuelve a acabar en fracaso.

Jugadores con contrato en Los Ángeles Clippers

Los Clippers fueron Kawhi-dependientes. Foto: Getty Images.

Bases: Patrick Beverley y Landry Shamet.
Escoltas: Lou Williams, Terance Mann y Rodney McGruder.
Aleros: Kawhi Leonard y Paul George.
Pivotes: Ivica Zubac y Mfiondu Kabengele.

Agentes libres

Montrezl Harrell fue el sexto hombre de la atípica temporada 2019-20. Foto: Sky Sports.

JaMychal Green: El ala-pivote tendrá una opción de jugador tazada en cinco millones de dólares. Su rol disminuyó un poco ante la llegada de Marcus Morris como el crecimiento de Montrezl Harrell, pero promedió 6,8 puntos, 6,2 rebotes, 0,8 asistencias, 0,5 robos y 0,4 tapas en 20,1 minutos por partido durante la fase regular. Probablemente haga uso de la opción.

Johnathan Motley: La franquicia tiene una qualyfing offer por él. Disputó 13 partidos en la fase regular y promedió 3,2 minutos. No obstante, se destacó en la G-League e integró el segundo quinteto ideal: 24,0 puntos (51,7% en tiros de campo), 8,1 rebotes, 3,2 asistencias, 1,0 bloqueos y 0,7 robos en 33 minutos por partido. La franquicia buscará retenerlo, al menos para completar el plantel.

Montrezl Harrell: Fue electo como el sexto hombre del año por su estupendo crecimiento en la última temporada. El interior promedió 18,6 puntos, 7,1 rebotes y 1,1 tapas en 27,8 minutos por partido, posicionándose como uno de los mejores interiores ofensivos de la liga. No obstante, ese nivel no lo pudo demostrar en la burbuja por su falta de preparación a causa de su caso de COVID-19 y la organización lo sintió. Dependiendo de lo que pida salarialmente, seguirá o no en los Clippers.

Marcus Morris: Llegó desde Nueva York y terminó siendo la tercera espada de los Clippers en la burbuja. El ala-pivote fue titular y promedió 16,7 puntos, 5,0 rebotes, 1,4 asistencias, 0,8 robos y 0,5 tapas en 31,2 minutos por partido. Había firmado un contrato por 15 millones de dólares, será difícil retenerlo.

Reggie Jackson: Llegó después de ser cortado de los Pistons, pero no pudo ser el base suplente anotador que demostró en Detroit. Promedió 9,5 puntos en la fase regular, y tan sólo 4,5 en 14,2 minutos en los Playoffs.

Patrick Patterson: Fue titular en 18 de sus 51 apariciones en la fase regular, pero su rol descendió significativamente una vez que llegó Morris. Apenas disputó diez minutos entre dos juegos de Playoffs, ambos con un marcador sumamente abultado (+43 vs Mavericks; +23 vs Nuggets). Su futuro parece estar lejos de Los Ángeles.

Joakim Noah: Se sumó a los Clippers para el tramo final de la temporada. Disputó cinco de los ocho partidos de clasificación en la burbuja, aunque luego tuvo una participación casi nula en los Playoffs (promedió un minuto entre dos partidos).

Draft 2020

Mfiondu Kabengele llegó a los Clippers por el traspaso del pick 2020. Foto: Getty Images.

Elecciones: 57°.

Los Clippers no tendrán una elección en la primera ronda del próximo Draft ya que la traspasaron en febrero para el arribo de Marcus Morris. El movimiento también le dio a la franquicia neoyorquina la chance de intercambiar elecciones del Draft 2021, aunque esto probablemente no suceda ya que los angelinos se proyectan como mejores de cara a la 2020-21, por lo que acabarán debajo en el ránking.

La organización llegó a tener la de Philadelphia 76ers en febrero del 2019, cuando envió a Tobías Harris, Boban Marjanovic y Mike Scott a Philly. No obstante, luego la traspaso a Brooklyn para poder hacerse con los servicios de Mfiondu Kabengele.

De esta manera, sólo tendrá la elección 57°, que no tendrá importancia en el corto plazo. No obstante, probablemente la utilice para conseguir un alero ante las posibles partidas de Kawhi Leonard y Paul George al terminar la 2020-21.

Necesidades

Harrell, Williams y Beverley, tres jugadores que podrían haber representado por última vez a los Clippers. Foto: Getty Images.

El fracaso de los Clippers se dio, prinicipalmente, por tres puntos: desorden ofensivo; falta de nivel defensivo (insólito); y falta de continuidad del plantel.

El desorden ofensivo se vio marcado por la falta de un conductor en el equipo. Si bien la franquicia tuvo a dos grandes jugadores (Leonard y George) como líderes, el elenco abusó de la producción de sus estrellas e improvisó muchísimo a partir de ellos. Patrick Beverley, que es un buen jugador defensivo, no fue el conductor que la franquicia necesitó, mientras que el resto del plantel no tuvo los dotes para saldar su falencia. Así, la organización acabó 22° en asistencias por partido y 19° en el índice de asistencias-pérdidas.

Así, los Clippers necesitan un base que sea conductor y que le dé a Beverley la chance de ser su complemento. Los angelinos no podrán fichar a un gran base en la agencia libre –a menos que se hagan con los servicios de Rajon Rondo, que pasó la última temporada en los Lakers-. Algunas opciones para el traspaso podrían ser Ricky Rubio (Phoenix Suns), Spencer Dinwiddie (Brooklyn Nets) o, una más cara, Chris Paul (Oklahoma City Thunder). En este último caso, sería necesario un sign-and-trade.

La falta de nivel defensivo se dio por la falta de acompañamiento al tridente de Beverley-George-Leonard. La organización no tuvo un buen defensor interior, mientras que la segunda unidad se vio plagada de jugadores ofensivos (Jackson, Shamet, Williams, Green y Harrell) lo que se sintió en las series ante Nuggets y Mavericks.

La llegada de un conductor permitirá que Beverley acompañe a la segunda unidad (Jackson probablemente no continúe), mientras que Zubac bajará a la segunda línea en el caso de conseguir un pivote de mayor impacto defensivo. Myles Turner, de los Indiana Pacers, es la opción más posible para un traspaso, mientras que Tristan Thompson será el agente libre más acorde para el puesto.

Por último, no debería sorprender si la franquicia decide apostar por un plantel muy similar al actual, renovando a Montrezl Harrell, Marcus Morris y JaMychal Green. La franquicia disputó 72 partidos a lo largo de la pasada fase regular e Ivica Zubac fue el único en estar presente en todos ellos. Kawhi Leonard se perdió el training-camp; Paul George pasó los primeros doce juegos sin acción porque se estaba recuperando de una lesión; mientras que Harrell, Williams y Beverley se perdieron de algunos juegos dentro de la burbuja.

Así, como argumentó Lue en su conferencia de prensa introductoria, el equipo no pudo trabajar de la mejor manera con el equipo y prepararse para poder dejar una mejor imagen en los Playoffs.

A esto apuntará el equipo en la 2020-21. El combinado Clipper tendrá como primer gran objetivo llegar a las finales de conferencia -lo que no hizo en toda su historia-. Luego, buscará robarle la corona del campeón a su vecino, Los Ángeles Lakers, y sumar su primer campeonato NBA en 51 temporadas.