Anuncios

LeBron James hizo un partidazo, pero no tuvo el apoyo necesario para que los Lakers cierren su 17° título. El jugador señaló en conferencia de prensa que el equipo tendrá que corregir fallas de cara al sexto juego del domingo.

La noche del viernes no acabó de la manera que LeBron James esperaba ni merecía. El alero de los Lakers llegó al quinto juego de las finales 2020 con la ilusión de poder cerrar su cuarto título en la NBA, hizo todo para lograrlo (40 puntos, 13 rebotes, siete asistencias y tres robos), pero el equipo no lo acompañó como quisiera y el Heat terminó achicando a un 3-2.

Poco se le podrá reclamar sobre lo hecho en el último cuarto. James encajó 12 de los 26 puntos de los Lakers, fue partícipe en seis de las ocho conversiones de campo de su equipo y ganó siete de los catorce rebotes en el tramo. Además, en la última jugada de la noche, dejó liberado a Danny Green para que este pueda sellar la 17° conquista del equipo. No obstante, el ex San Antonio no pudo capitalizar la oportunidad, ni Markieff Morris sacó provecho del rebote ofensivo, lo que finiquitó el triunfo de Miami.

A la hora de hablar en conferencia de prensa, James estuvo lejos de señalar a sus compañeros y habló sobre lo que hizo el equipo en el juego 5. “Tenemos que ser mejores. Hacer ajustes de lo que aprendimos esta noche. Tenemos que prepararnos para el domingo y demostrar lo que hayamos corregido”, señaló de cara al encuentro que será el 11 de octubre a las 20:30 de Argentina.

En cuanto a la última posesión, James considera que hizo lo correcto: “No dejaré que un resultado cambie mi mirada del partido o de una jugada. Creo que hice la acción acorde, arrastré marcas, confiamos en él y no salió. Podemos y tenemos que vivir con ese error. Danny es buen jugador. Morris también lo es. Son veteranos. No necesitan que les digan nada. Al final del día todos hicimos el esfuerzo, todos cometimos errores y todos tenemos que vivir con el resultado”.

James fue partícipe de la única remontada a un 3-1 en las finales de la NBA y se le preguntó sobre cómo manejar la situación para que los Lakers no vivan lo que vivieron los Warriors. “Al final del día no se puede predeterminar nada. Tenés que jugar cada acción e ir sacando provecho de cada jugada. Si pensás demasiado, cometés errores y te lo hacen pagar. Así le jugamos a Golden State (en 2016) y así tenemos que jugar ahora para cerrar la serie”.