Anuncios

La última vez que los Charlotte accedió a los Playoffs fue en 2016. La franquicia, que tiene como dueño a Michael Jordan, contaba por aquel entonces con jugadores como Kemba Walker, Frank Kaminsky, Michael Kidd-Gilchrist, Jeremy Lamb y Marvin Williams.

Después de tres años plagados de malos resultados, Charlotte desarmó aquel equipo una vez que Kemba Walker decidió no renovar su contrato y partir hacia los Boston Celtics. Fue a través de un sign-and-trade que le permitió obtener al menos a Terry Rozier.

A la par de la partida de Walker, Kaminsky continuó su carrera en los Phoenix Suns. Jeremy Lamb tuvo un buen comienzo en Indiana Pacers antes de romperse los ligamentos cruzados, lo que lo dejó fuera de la burbuja. Mientras que tanto Kidd-Gilchrist como Williams fueron rescindidos para que puedan volver a la postemporada por su cuenta, jugando para Dallas Mavericks y Milwaukee Bucks. El último de ellos anunció su retiro tras la eliminación a manos del Miami Heat en las semifinales del este.

A partir de este desarme para poder mejorar la situación económica del plantel tanto en el presente como a futuro, todo parecía indicar que Charlotte iba a ser el peor equipo de la temporada. Sin embargo, el equipo del este hizo un buen trabajo de la mano de James Borrego, cosechando una marca de 23-42 que lo dejó a sólo un triunfo de acceder a la burbuja de Orlando.

El buen nivel se justificó en varias buenas apariciones. Rozier fue el perimetral sólido que se esperaba. Devonte Graham dio un salto de calidad al promediar 18,2 puntos, 7,5 asistencias, 3,4 rebotes, 1,0 robos y un 37% de efectividad en triples con una media de 3,5 conversiones por encuentro. PJ Washington se mostró como un ala-pivote capaz de reemplazar a Marvin Williams y accedió al segundo quinteto ideal de novatos. Mientras que también hubo puntos altos de Malik Monk, Miles Bridges y Cody Martin a partir de la distribución de minutos.

El próximo paso para la franquicia será darle continuidad a sus jóvenes como hallar nuevos talentos para tener un futuro más próspero.

Jugadores con contrato

Foto: Cleveland.com

Bases: Devonte Graham (contrato no garantizado) y Jalen McDaniels (contrato no garantizado).
Escoltas: Terry Rozier y Malik Monk.
Aleros: Miles Bridges, Cody Martin y Caleb Martin (contrato no garantizado).
Ala-pivotes: P.J. Washington.
Pivotes: Cody Zeller.

Agentes libres

Foto: Getty Images.

Nicolas Batum: El francés tiene una opción de jugador tazada en 27.1 millones de dólares que aceptará. El alero perdió su lugar en el quinteto inicial, actualmente es parte de la rotación de Borrego aunque sin un gran impacto (3,6 puntos, 4,5 rebotes y 3,0 asistencias en 23,8 minutos por encuentro).

Dwayne Bacon: El escolta de 25 años será el único agente restringido de los Hornets. Promedió 5,7 puntos con un 34,8% de efectividad de campo y un 28,4% de efectividad en triples. Retenerlo no será prioridad, aunque puede ocurra para que ocupe el puesto de tercer escolta.

Willy Hernangómez: El interno español protagonizó uno de los papelones de la pandemia al ser detenido en Madrid tras asistir a una fiesta ilegal. La noticia no cayó para nada bien en la franquicia. Promedió 7,9 puntos, 5,9 rebotes y 1,3 asistencias en 16,3 minutos durante la última temporada. Manifestó que le gustaría seguir en Charlotte, la franquicia podría aprovecharlo como segundo pivote.

Bismack Biyombo: El interno congolés acaba de finalizar su contrato sobrepago de 72 millones de dólares a cobrar a lo largo de cuatro campañas. Tuvo medias de 7,4 puntos, 5,8 rebotes y 0,9 tapas en 19,4 minutos por encuentro. No asistió al mini-camp de la franquicia durante el mes de septiembre.

Kobi Simmons: No jugó ningún partido de la pasada temporada en la NBA. El perimetral promedió 17,4 puntos, 5,6 asistencias, 4,2 rebotes y 1,3 robos en la última temporada de la G-League.

Ray Spalding: Al igual que Simmons, no jugó ningún partido en la franquicia. En la G-League promedió 13,1 puntos, 8,4 rebotes, 2,3 asistencias, 1,4 tapas y 1,3 robos.

Draft 2020

Charlotte no pudo obtener la primera elección en la lotería, fue el que dio el mayor salto al pasar de ser el octavo con más oportunidades a elegir tercero, dejando atrás a rivales directos como Cavaliers, Hawks, Pistons, Knicks y Bulls.

Este salto será una gran noticia para una organización que necesita encontrar una pieza sobre la cual basar su futuro luego de la partida de Kemba Walker. A la par de esa elección, Charlotte también tendrá la chance de seleccionar 32° y 56° dentro de la segunda ronda.

Minnesota, que tendrá la primera posición, probablemente opte por Anthony Edwards para acompañar a D’Angelo Russell en el backcourt. De esta manera, Charlotte dependerá de la elección de los Golden State Warriors.

Si la franquicia californiana decide elegir, probablemente se haga con los servicios de un interno que acompañe a su ya buen quinteto inicial, por lo que James Wiseman desaparecería del escenario. Sin embargo, si Golden State traspasa esa elección, será LaMelo Ball el seleccionado.

La mejor opción para Charlotte es Wiseman considerando que ya tiene al tándem perimetral de Graham-Rozier. Wiseman promedió 19,7 puntos, 10,7 rebotes (4,3 ofensivos) y 3,0 tapas a lo largo de su año freshman en la NCAA. Es comparado con otros buenos internos como Hassan Whiteside y Jarrett Allen, por lo que sería una gran opción para acompañar a Cody Zeller.

No obstante, si Wiseman es seleccionado antes que le toque a Charlotte, Ball también es una buena opción. El hermano menor de Lonzo tiene un estilo de juego similar, con un poco más de goleo, aunque con la incógnita de demostrar si es capaz de traspasar lo que mostró en el peor equipo de la liga australiana a la NBA.

Necesidades

Foto: Associated Press.

La elección del Draft será vital para comprender los siguientes pasos de los Hornets. Si Charlotte elige a Wiseman, es muy probable que deje ir tanto a Hernangómez como Biyombo y tendrá que salir al mercado a buscar un base suplente, a menos que decida darle tiempo a McDaniels en el puesto, u obtenga un base en la segunda ronda al cual darle tiempo de juego.

Si obtiene a LaMelo Ball, ya tendrá su segundo base y deberá considerar retener a uno de sus dos internos, siendo Hernangómez el más acorde para el puesto como la situación del equipo.

Por fuera de esta incógnita, Charlotte no deberá hacer grandes modificaciones. El equipo necesita una estrella, pero la temporada 2020-21 será una transición para la NBA tras la pandemia por el COVID-19 como también porque la agencia libre del 2021 no dará respiro. El equipo deberá seguir apostando a sus jóvenes como lo hizo en la 2019-20, mientras que debería considerar fichar algunos veteranos para acompañarlos.

Traspasar a Batum podría ser una buena opción, sólo si la franquicia no se compromete a mediano plazo. El francés cobrará un dineral en relación a su nivel de juego, pero mover su contrato podría complicar el espacio salarial en el futuro si no se hace un buen traspaso. Sin Batum y Zeller, Charlotte quedará liberado de un impacto económico de 32.5 millones de dólares para el 2021.

De esta manera, la agencia libre de Charlotte deberá estar marcada por tres pasos: elegir bien el Draft, garantizar a los jugadores jóvenes y apostar por una base que no es la más prometedora de la liga, pero que dio más de un dolor de cabeza a rivales en el este.