La temporada 2019-20 de los Detroit Pistons quedará para el olvido. El equipo de Dwane Casey registró la tercera peor marca del este con 20 triunfos en 66 encuentros. A su vez, perdió a Blake Griffin en gran parte de la campaña a causa de lesiones, mientas que traspasó a Andre Drummond a Cleveland para generar espacio salarial y liberó a Reggie Jackson, quien decidió cerrar la temporada en Los Ángeles Clippers.

Como si todo esto fuese poco, Luke Kennard pasó la mayoría de la temporada entre algodones y apenas pudo disputar 25 partidos. De esta manera, el equipo no pudo tener estabilidad dentro de la cancha, lo que derivó en minutos para varios jugadores jóvenes.

Christian Wood fue la gran sensación del equipo al mostrarse como una opción más que interesante para el futuro. El ex Pelicans llegó al comienzo de la temporada y dejó en claro que fue una gran opción para el juego interno. Sin embargo, quedó sin contrato, por lo que Detroit deberá hacer un trabajo serio para conservarlo ante un mercado que buscará hacerse con sus servicios.

Jugadores con contrato

Bases: Derrick Rose.
Escoltas: Luke Kennard, Bruce Brown y Khyri Thomas.
Aleros: Sekou Doumbouya.
Ala-pivotes: Blake Griffin.
Pivotes: Justin Patton.

Agentes libres

Foto: Getty Images.

Tony Snell: El alero tiene una opción de jugador de12.1 millones de dólares que probablemente utilice para continuar en el plantel. El ex Bucks llegó para la campaña 2019-20 junto a una primera ronda del 2019 a cambio de Jon Leuer. Fue titular en 57 de los 59 juegos que disputó, con promedios de 8,0 puntos, 2,2 asistencias, 1,9 rebotes, 0,5 robos y 0,3 tapas en 27,8 minutos por partido.

Christian Wood: Wood no ganó el MIP ni estuvo cerca de lograrlo, pero estuvo en la discusión luego de su gran salto de calidad en la campaña 2019-20. Lo mejor del interno se vio tras la salida de Andre Drummond, disputando los 12 juegos como titular, manteniendo una mínima de 17 puntos con ocho juegos por encima de los 20 puntos y seis dobles-dobles, cinco de ellos con un mínimo de 11 rebotes por encuentro. Detroit debe hacer el mayor esfuerzo para conservarlo, aunque la relación se desgastó cuando la franquicia oficializó su caso de COVID-19 en marzo.

Sviatoslav Mykhailiuk: El escolta llegó en febrero del 2019, aprovechó la reconstrucción de la franquicia y ahora la organización deberá elegir si retenerlo gracias a la opción de 1.4 millones de dólares, la cual probablemente ejecute. El ucraniano promedió 9,0 puntos por juego con un notable 40,4% de efectividad en triples y 2,1 aciertos por noche. Además, registró una mínima de 10 puntos en 26 oportunidades y su pico fue de 25 puntos en el triunfo del pasado 18 de enero sobre los Atlanta Hawks.

Thon Maker: El ex Milwaukee Bucks será uno de los tres jugadores que será agente restringido. Cosechó 4,7 puntos y 2,8 rebotes en 12,9 minutos por encuentro. Además, por la salida de Drummond y la baja de Griffin, pudo jugar 14 partidos como titular, aunque no tuvo números destacados más allá de sus dobles-dobles. Retenerlo por un contrato bajo puede ser una opción.

Jordan Bone: Agente restringido. El base jugó apenas 10 partidos en la NBA, aunque mostró un buen nivel en la G-League con 17,5 puntos, 6,9 asistencias, 3,3 rebotes y 1,0 robos en 31,8 minutos con los Grand Rapids Drive. Dwane Casey señaló que le gustó lo que vio durante el mini-camp de los Pistons en septiembre-octubre, por lo que la franquicia probablemente lo conserve como tercer base.

Louis King: Agente restringido. Al igual que Bone, pasó más tiempo en la G-League que en el primer equipo. King se destacó por su trabajo defensivo, al cual acompañó con 15,0 puntos, 5,4 rebotes, 2,8 asistencias y 1,3 robos en 28,5 minutos. Casey señaló que lo visto por King lo atrapó, por lo que probablemente continúe en el plantel.

Brandon Knight: Volvió a la franquicia para cerrar la temporada 2019-20 tras arribar desde Cleveland. El base registró medias de 11,6 puntos, 4,2 asistencias y 2,2 rebotes en 24,6 minutos por partido. Podría ser una opción para la próxima temporada dependiendo del camino que Detroit tome en el Draft.

John Henson: El interno llegó desde Cleveland junto a Knight y estuvo lejos de destacarse, con 6,9 puntos y 4,4 rebotes. Podría ser la opción principal para el banco si la franquicia decide no conservar a Thon Maker.

Langstn Galloway: El contrato de 21 millones de dólares en tres temporadas llegó a su fin y ahora Detroit tendrá que tomar la decisión de continuar o buscar otra opción. Su rol creció en la última campaña a partir de las lesiones y salidas, pero mantuvo una media de 10,3 puntos con un 49% de efectividad en dobles, 39% en triples y un 85% en tiros libres.

Draft 2020

Detroit estuvo lejos de tener una lotería ideal. El equipo del este llegó a la jornada como el quinto con más chances de obtener la primera elección del Draft 2020, pero cayó al séptimo puesto, colocándose por detrás de los esperados Timberwolves (1°), Warriors (2°), Cavaliers (5°) y Hawks (6°), como también siendo superado por los inesperados Hornets (3°) y Bulls (4°). Esa séptima elección es la única del Draft.

A partir de esta situación, Detroit podría elegir cambiar su elección, ya sea para subir en el ránking u obtener un paquete de elecciones como el que tiene Boston Celtics (14°, 26° y 30°). De esta manera, no tendría el mejor pick, pero la chance de tener a varios jugadores jóvenes desarrollándose en una temporada 2020-21 que se proyecta como de pura reconstrucción.

Si Detroit opta por conservar su elección número 7 o subir en el ránking, lo más probable es que vaya por un base que pueda ser complementado por Derrick Rose, quien demostró un gran nivel, pero que físicamente no está apto para ser titular. Las tres mejores opciones para el puesto son LaMelo Ball (debería colarse en el Top 3), Killian Hayes (proyectado Top 5) y Tyrese Haliburton (pensado como Top 10).

Ball tiene un estilo de juego similar al de su hermano, Lonzo, aunque con un poco más de poderío goleador. Eso lo demostró en su paso por la liga de Australia, donde promedió 17 puntos, 7,6 rebotes y 6,8 asistencias por juego. Además, tiene un gran nivel defensivo, quizá el mejor en el rubro del Draft 2020, lo que invita a pensar que es irresistible para un Detroit que siempre se destacó por su trabajo duro a la hora del marcaje.

Hayes tiene el detalle de ser un jugador alto para el puesto (1,95 mts), pero que no deja de ser atlético, con buen control del balón y visión del juego. Así es un jugador capaz de generar muchos puntos a través de los aclarados como de los pick-and-roll, aunque el detalle de ser zurdo quizá afecte en su impacto inmediato en la NBA ya que los rivales buscarán llevarlo hacia la derecha, su mano no dominante. Es comparado con D’Angelo Russell por su estilo de juego y potencial.

Haliburton fue el mejor base con paso por la NCAA: 15,2 puntos, 6,5 asistencias, 5,9 rebotes y un true shooting de 63,1% como jugador de la Universidad Estatal de Iowa. Es muy similar a Lonzo Ball por su manera de jugar, su altura y su trabajo en ambos lados de la cancha. Lamentablemente, también lo es por su floja mecánica de tiro, lo que invita a pensar que tardará en acomodarse a la NBA y lo hacer bajar al Top 10.

Necesidades

Foto: El Fildeo.

La franquicia intentará dejar el 2020 en el olvido. Las lesiones, las bajas y la salida de Andre Drummond marcaron el inicio de una etapa de reconstrucción muy dura para unos Pistons que llegarán al 2021 con nueve meses de falta de encuentros.

La temporada 2020-21 no será mejor para este equipo que tendrá que lidiar con varios equipos fuertes y otros con bases juveniles reforzadas. Por esto, el mejor paso para Detroit será formar y desarrollar a la mayor cantidad de jóvenes posibles mientras analiza qué veteranos puede obtener para potenciar a su plantel.

A su vez, podría ser el último año de Blake Griffin en la franquicia, quien tendrá una opción de 38.9 millones de dólares para la 2021-22. El ex Clippers siempre se mostró predispuesto a acompañar a los Pistons, pero la dirigencia deberá analizar las ofertas que pueda recibir por él, ya sea para obtener mejores elecciones del Draft o jugadores veteranos que estén más sanos para rendir dentro de la cancha.

Todo será analizable para un Detroit que se proyecta como uno de los equipos más flojos de la liga. El Draft jugará un papel esencial en los próximos pasos.