Atlanta era una de las grandes incógnitas del este. El equipo de Lloyd Pierce reformuló su plantel para deshacerse de varios contratos sobrepagos y poder estar en la contienda por el octavo lugar en los Playoffs.

Tras un 3-3 en los primeros seis partidos, la suspensión de 25 partidos de John Collins por dar positivo de hormonas de crecimiento de la masa muscular sacó a los Hawks del camino. La franquicia ganó apenas tres de esos 25 encuentros, incluyendo dos rachas de 10 derrotas en fila.

El siguiente punto fuerte de la campaña fue la llegada de Clint Capela en un movimiento a cuatro bandas en el cual Atlanta sólo tuvo que dejar ir a Evan Turner y la elección de primera ronda de Brooklyn Nets, que será la 15° del Draft 2020. El ex Rockets no pudo hacer su debut ya que tuvo una lesión en el talón derecho.

Sin embargo, la temporada 2019-20 terminó con un buen saldo. Pese a no entrar a los Playoffs, la franquicia tiene mucho espacio salarial para la siguiente agencia libre, tiene un pick de primera ronda y varios caminos que podrá tomar.

Jugadores con contrato

Bases: Trae Young y Brandon Goodwin.
Escoltas: Kevin Huerter.
Aleros: De’Andre Hunter y Cam Reddish.
Ala-pivotes: John Collins.
Pivotes: Clint Capela, Dewayne Dedmon y Bruno Fernando.

Agentes libres

Foto: Peachtree Hoops.

Vince Carter: El alero se retiró a los 43 años en aquella fatídica jornada del 11 de marzo, cuando la temporada fue suspendida a raíz de la pandemia por el COVID-19. El ex Universidad de Carolina del Norte se despidió tras pasar los últimos dos años de su carrera en los Hawks. Jugó 24 temporadas en la NBA, con ocho apariciones en el All-Star Games y dos elecciones a quintetos ideales de temporadas.

Jeff Teague: El base volvió a la franquicia a mediados de la temporada en un traspaso que también involucró a Treveon Graham y que generó la partida de Allen Crabbe a los Timberwolves. Fue el suplente principal de Young en 25 partidos, cuando Atlanta consiguió 11 de sus 20 triunfos de la temporada. El objetivo será retenerlo para este rol, no sólo por su calidad y visión de juego, sino también para que aporte el liderazgo que la organización no encuentra en el plantel.

Treveon Graham: Al igual que Teague, llegó desde los Timberwolves y fue agente libre. Se desempeñó como segundo escolta, con medias de 3,3 puntos, 2,3 rebotes y 0,7 asistencias en 12,1 minutos. La organización analizará otras opciones, aunque Graham puede ser una buena opción para el banco con un contrato ‘barato’.

De’Andre Bembry: El alero es uno de los tres agentes restringidos de los Hawks. Sus números bajaron respecto de la 2018-19 porque perdió el rol de titular a manos de Cam Reddish y DeAndre Hunter. Sin embargo, quien se destaca por su labor defensiva, mantuvo buenos números 5,8 puntos, 3,5 rebotes, 1,9 asistencias y 1,3 robos en 21,3 minutos. Atlanta deberá retenerlo, a menos que otra organización le ofrezca un salario mayor a los 10 millones de dólares anuales.

Skal Labissiere: Otro agente restringido sobre el que los Hawks tendrá que tomar una decisión. El ala-pivote llegó desde Portland Trail Blazers el pasado 6 de febrero, a cambio de una elección de segunda ronda 2024 con una protección Top 5 (lo que indica que Atlanta probablemente conserve la elección). No hizo su debut en la franquicia a raíz de una lesión condral en la rodilla izquierda, de la cual se recuperó durante la suspensión.

Damian Jones: El restante agente libre restringido. El pivote de 24 años llegó para el comienzo de la temporada 2019-20 desde Golden State y tuvo su mayor continuidad en la NBA, con 27 apariciones como titular, 55 juegos disputados y un rol significativo en el equipo de Lloyd Pierce. La llegada de Capela, el regreso de Dedmon y la continuidad de Collins condicionarán sus chances de minutos en cancha, pero podría desempeñarse como opción para este último.

Charlie Brown Jr: El escolta de 23 años firmó un contrato two-way con los Hawks. Tuvo poco tiempo en la NBA (4,0 minutos en 10 partidos), aunque un desempeño notable en la G-League con 17,1 puntos, 6,7 rebotes, 3,0 asistencias, 1,5 robos y 1,3 tapas en 29 partidos (33,2 minutos por juego). Atlanta debe hacer un esfuerzo para retenerlo, podría ser una buena opción para el banco.

Draft 2020

Los Hawks no tuvieron los resultados que esperaban en la lotería. Eran los que más chances tenían de quedar primeros por detrás de Minnesota Timberwolves (1°), Golden State Warriors (2°) y Cleveland Cavaliers (5°), pero cayeron a la sexta posición, por detrás del tridente como de dos rivales directos como Charlotte Hornets (3°) y Chicago Bulls (4°).

Además, su pick de segunda ronda le pertenece a Philadelphia 76ers. Tendrá la chance de hacerlo en la 50° posición con la elección que originariamente era del Miami Heat, la cual adquirió a través de los Sacramento Kings en el movimiento que generó el regreso de Dewayne Dedmon a cambio de Jabari Parker y Alex Len.

Atlanta ya tiene una base juvenil interesante con Trae Young, Kevin Huerter, Cam Reddish, DeAndre Hunter, John Collins y Clint Capela. Por esto, la organización deberá optar por hacer uso del pick para sumar un nuevo joven prometedor a su base, o si decide mover la pieza para sumar a un jugador con calibre de estrella que permita fortalecer lo armado.

En el caso de hacer uso del pick, Atlanta optaría por un interno que actúe como complemento de John Collins. Una de las opciones sería Obi Toppin, quien mantuvo medias de 20 puntos y 7,5 rebotes en su segundo año de NCAA, jugando para la Universidad de Dayton. El jugador fue comparado con Kenyon Martin por sus similitudes físicas, aunque no es un jugador que se destaque en el costado defensivo o en el triple (un acierto en 2,6 intentos por juego).

La otra opción es Onyeka Okongwu, que pasó el último año en la Universidad de Carolina del Sur. El nigeriano nacionalizado estadounidense es un interno tradicional, de gran porte físico, un trabajo imparable en la pintura rival y una destacada agilidad que favorece su defensa del poste bajo como las ayudas defensivas. Sin embargo, no tira desde lejos y por eso fue comparado con John Collins.

Necesidades

El Draft jugará un papel fundamental en la construcción del plantel de los Hawks para la temporada 2020-21. Lo que haga la organización en la noche del miércoles 18 de noviembre del 2020 afectará el resto de la agencia libre, ya que podría elegir traspasar jugadores junto al pick o elegir a un jugador que le haga tener que renovar como mover ciertas piezas.

Suponiendo que Atlanta hace uso de su pick de Draft y sigue los pasos pensados, tendrá siete jugadores jóvenes, Dewayne Dedmon, Jeff Teague y DeAndre Bembry. Diez de los quince espacios ocupados en su plantel.

En ese contexto, la necesidad principal será ir a buscar un escolta capaz de aportar el goleo externo que le faltará a la segunda unidad. Algunas opciones para el puesto son: Bogdan Bogdanovic, Joe Harris, Marco Belinelli y hasta el mismo Kyle Korver, que quedará libre tras su paso por los Milwaukee Bucks.

Si va por una estrella tendrá como una buena opción a Víctor Oladipo, quien planea salir de Indiana Pacers tras la partida de Nate McMillan. El escolta, que estuvo lejos de brillar en la última campaña a partir de sus problemas físicos, podría funcionar como una buena carta para acompañar a Young en el perímetro, jugar un buen pick-and-roll con Capela y enviar a Huerter al puesto de sexto hombre como el complemento anotador de aquella segunda unidad.

La gerencia de los Hawks tendrá que definir qué camino tomar, hacer varios llamados y pujar por formar el equipo que le permita volver a la postemporada después de tres campañas de ausencias.