La temporada 2019-2020 fue un dolor de cabeza para los fanáticos de los Golden State Warriors. La franquicia tuvo que dejar ir a Kevin Durant y Andre Iguodala durante la agencia libre 2019. Klay Thompson se perdió toda la campaña a raíz de una ruptura de los ligamentos cruzados, caso similar al de Kevon Looney, quien necesitó una cirugía en la zona abdominal en mayo del 2019, lo que lo marginó de las finales como de esta temporada. Como si todo esto fuese poco, Stephen Curry estuvo casi cinco meses sin actividad por una fractura en la mano izquierda.

Sin varios jugadores vitales para la racha de dos títulos (2017 y 2018) como la obtención de tres en las cinco temporadas anteriores, Golden State deambuló por el fondo del oeste. El equipo de Steve Kerr pasó de ser el máximo candidato al anillo, a tener el peor récord de la liga (15-50) y ser uno de los ocho conjuntos que no tuvo la chance de pelear por el acceso a los Playoffs en la burbuja de Orlando.

No obstante, el panorama es alentador para la 2020-21. Kerr tendrá en buenas condiciones al tridente estelar de Curry, Thompson y Green desde el arranque, mientras que baraja buenas opciones alrededor de ellos.

Eric Paschall, quien fue electo en el 41° puesto del Draft 2019, aprovechó las bajas para tener más tiempo en cancha y colarse en el primer quinteto de novatos. Marquese Chriss tuvo una segunda oportunidad en la NBA tras su paso trunco por Phoenix Suns y demostró que puede ser un jugador de rol. En tanto, los novatos Ky Bowman, Jordan Poole y Alen Smailagic quedaron en deuda, pero no tendrán roles principales en la próxima campaña, lo que les dará tranquilidad y confianza para desarrollarse.

Además, en los últimos días de septiembre, el entrenador anunció que desea retener a Mychal Mulder, Damion Lee y Juan Toscano-Anderson para el inicio de la temporada, aunque esto puede llegar a cambiar durante la agencia libre.

Jugadores con contrato

Steve Kerr trabajará por séptimo año consecutivo como entrenador de los Golden State Warriors. Foto: Getty Images.

Bases: Stephen Curry, Ky Bowman (garantizado hasta el 10/01/2021) y Mychal Mulder (garantizado hasta el 25/10/2020).
Escoltas: Klay Thompson, Jordan Poole y Damion Lee (garantizado hasta el 10/01/2021).
Aleros: Andrew Wiggins y Juan Toscano-Anderson (garantizado hasta el 10/01/2021)
Ala-pivotes: Draymond Green, Eric Paschall y Alen Smailagic.
Pivotes: Kevon Looney y Marquese Chriss.

Agentes libres

Dragan Bender no seguirá en los Warriors. Foto: USA Today Sports.

Dragan Bender: El croata decidió continuar su carrera en el Maccabi Tel-Aviv de Israel. La franquicia puede llamarlo para que retorne a la NBA, aunque esto no parece ya que cuenta con cinco internos en el plantel.

Jeremy Pargo: Nadie esperaba que Pargo vuelva a tener la chance de jugar en la NBA a sus 33 años y luego de pasar las anteriores seis campañas en otros países. Sin embargo, un buen nivel en la G-League le dio la chance de disputar tres partidos. Puede ser una opción como tercer base tras promediar 8,3 puntos y 2,7 asistencias en 14,7 minutos durante los tres juegos.

Zach Norvell Jr: Deslumbró en la G-League como un base de 24 años que fue capaz de promediar 14,7 puntos, 4,6 rebotes y 2,9 asistencias en 29,8 minutos. Sin embargo, la organización ya tiene a seis perimetrales en el plantel, por lo que su regreso sólo sería posible si acepta un contrato two-way.

Draft 2020

La elección del Draft 2020 es un gran beneficio para los Warriors. Foto: Getty Images.

La pésima campaña trajo un gran beneficio: elegir segundo en el Draft 2020. Golden State tuvo la chance de obtener la primera elección con 140 oportunidades (misma cantidad que Cleveland Cavaliers y Minnesota Timberwolves), pero la misma fue para el equipo del oeste, aunque no cayó al quinto lugar, como sucedió con el equipo de Ohio. Además, tendrá las elecciones 48° y 51°, que originalmente pertenecían a Dallas Mavericks y Utah Jazz, respectivamente.

La gran duda pasa por qué hará la franquicia con esa segunda elección. Golden State puede optar por fichar a un joven prometedor como James Wiseman, ex pivote de la Universidad de Memphis, o buscar utilizarla como pieza de cambio para conseguir a una nueva estrella. La decisión del gerente general, Bob Myers, tendrá un impacto directo para la franquicia como para el resto de la liga, ya que Golden State podría volver a ser el equipo a vencer.

Necesidades

Antetokounmpo, el principal apuntado por los Warriors. Foto: Getty Images.

Los Warriors no necesitan a una cuarta estrella para poder competir en la élite de la NBA, pero irán en busca de ella para asegurarse estar en una posición similar como en 2017 y 2018. Los californianos apuntan a Giannis Antetokounmpo, ganador de los últimos dos MVP que coquetea con una salida de los Milwaukee Bucks.

No obstante, conseguir al griego no será una labor fácil. El europeo tendrá contrato hasta la prometedora agencia 2021, por lo que Golden State no podrá conseguirlo antes sin realizar un traspaso en el que deberá dar varias piezas. Ya sea por él, o por otra estrella, la franquicia deberá deshacerse de la mencionada segunda elección del Draft 2020, Andrew Wiggins y algunas piezas más para poder lograrlo.

El otro escenario pensando en un cambio es elegir a un joven, desarrollarlo lo más posible y buscar un movimiento en el trade deadline de la 2020-21, cuando las otras figuras de la liga ya tengan un panorama aclarado.

Así opten por el primer, el segundo o un camino totalmente diferente, Golden State cuenta con necesidades para su banco. La franquicia podrá apostar por sus jóvenes, pero necesitará al menos dos veteranos para acompañar a Chriss y Paschall: un base capaz de conducir a esa segunda unidad, rol que anteriormente tenía Shaun Livingston (podría ser DJ Augustin), y un buen defensor perimetral (por ejemplo, DeMarre Carroll).

Como bien señaló Kerr durante el mini-camp, nadie tiene en claro que sucederá con uno de los principales contendientes de la NBA. Sin embargo, algo es claro: la gerencia hará todo lo posible para que Golden State vuelva al primer plano en un lapso muy corto.

1 Comentario »