Minnesota fue el peor equipo del oeste después de Golden State, que venía de ganar tres anillos en cinco temporadas y estuvo plagado de lesiones. La temporada 2019-20 de los Timberwolves se vio marcada por dos puntos: el equipo tuvo varios lapsos sin Karl-Anthony Towns para continuar su reconstrucción, y por el arribo de D’Angelo Russell desde, justamente, los Warriors.

Además, Minnesota fue parte de un buen movimiento de cuatro equipos que permitió la llegada de Clint Capela a Atlanta. La franquicia debió dejar ir a Keita Bates-Diop, Shabazz Napier y Noah Vonleh para los arribos de Malik Beasley, Juan Hernangómez, Evan Turner y Jarred Vanderbilt.

Esa combinación de factores invita a pensar que Minnesota puede llegar a dar un salto de calidad en la 2020-21 y competir por el regreso a la postemporada tras dos años de ausencias. Sin embargo, Glen Taylor, actual dueño de los Timberwolves, planea vender la franquicia por lo que la falta de estabilidad en la gerencia se puede llegar a tornar en falta de comodidad para el área basquetbolística, lo que terminaría en una clara falta de resultados.

A partir de este contexto, el trabajo del entrenador Ryan Saunders será vital. El coach no sólo tendrá que lidiar con el día a día de lo que sucede en la cancha como en los entrenamientos, sino que también deberá brindar la contención y el clima para que el plantel pueda estar lo más relajado posible. No será una labor fácil, sobre todo considerando que hasta el puesto de Saunders puede correr riesgo una vez que se lleve adelante la venta.

Jugadores con contrato

Foto: Getty Images.

Bases: D’Angelo Russell.
Escoltas: Josh Okogie y Jacob Evans.
Aleros: Jarrett Culver y Jake Layman.
Ala-Pivotes: Naz Reid, Omari Spellman y Jarred Vanderbilt.
Pivotes: Karl-Anthony Towns.

Agentes libres

Malik Beasley dio un salto de calidad desde su llegada a Minnesota. Foto: CBS Sports.

Malik Beasley: A la par del movimiento de D’Angelo Russell, Minnesota se hizo con Malik Beasley en el trade deadline, perimetral que demostró el buen nivel que tuvo en Denver. El base, que jugó como escolta, apareció como titular en el equipo de Saunders. Promedió 20,7 puntos, 5,1 rebotes y 1,9 asistencias en 33,1 minutos. La franquicia deberá hacer un esfuerzo para retener al agente, que es restringido.

Juan Hernangómez: Al igual que Beasley, llegó desde Denver antes del cierre de traspasos y actuó como titular ante la baja de Towns. El español cumplió con 12,9 puntos y 7,3 rebotes en 29,4 minutos. Puede llegar a ser una opción buena como barata para la segunda línea de los Timberwolves. También es agente restringido

Evan Turner: A diferencia de los dos anteriores, Turner será agente libre tras percibir 18.6 millones de dólares en la 2019-20. No jugó un minuto en los Timberwolves por una lesión en el tendón de Aquiles.

James Johnson: Tiene una opción de jugador para la 2020-21 de 16.1 millones de dólares. Jugó 13 de los 14 partidos de la temporada como suplente, con medias de 12,0 puntos, 4,7 rebotes, 3,8 asistencias y 1,4 robos en 24,1 minutos. Posiblemente acepte su opción, pero la franquicia debería buscar la manera de traspasarlo.

Kelan Martin: El alero de 25 años fue una grata sorpresa para los Timberwolves. Pese a promediar apenas seis puntos en la temporada, registró dobles dígitos en ocho de sus 31 apariciones, incluyendo 21 en la derrota del 23 de febrero ante Denver. Quizá acepte el puesto de tercer alero del equipo o un contrato two-way.

Jordan McLaughlin: Un caso similar al de Kelan Martin. El base de 24 años hizo su debut en la campaña pasada. Registró 7,6 puntos, 4,2 asistencias y 1,1 robos, además de un aceptable 48-38-66 en tiros, en 19,7 minutos. Fue el líder de la inesperada victoria sobre Los Ángeles Clippers en febrero con 24 puntos (11/15 de campo) y 11 asistencias. Minnesota debería firmarlo a un contrato mínimo como tercer base u optar por el two-way.

Draft 2020

Minnesota ganó la lotería del Draft 2020. Foto: NBA.com.

Minnesota terminó con la segunda peor marca de la temporada 2019-20, pero fue el ganador del primer puesto del Draft 2020 al imponerse a Golden State (2°) y Cleveland (5°).

Los Mock-Draft señalan que la franquicia debería elegir a Anthony Edwards, escolta de categoría 2001 que llegará a la NBA tras pasar un año en la Universidad de Georgia. Promedió 19,1 puntos, 5,2 rebotes y 2,8 asistencias en 33,0 minutos a lo largo de 32 partidos en la NCAA. Es comparado con Dwyane Wade y Donovan Mitchell por su estilo de juego.

Los Timberwolves también tendrán una elección más en la primera ronda (17°, que era de Brooklyn Nets) y la propia de la segunda ronda (33°).

Necesidades

Booker, Russell y Towns quieren jugar juntos, ¿Minnesota lo hará posible? (Foto: USA Basketball)

El panorama basquetbolístico de los Timberwolves es, cuanto menos, alentador. La franquicia encontró a su dúo y tendrá la chance de sumar al menos un novato prometedor.

Otra opción será mover sus tres elecciones para conseguir una tercera estrella que lo ponga en una posición de competencia, la cual podría ser Devin Booker (escolta de los Suns que tiene buena relación con D-Lo y KAT). No obstante, como Phoenix tuvo un paso perfecto por la burbuja, la mala relación entre el escolta y la franquicia mejoró, por lo que Minnesota tendrá que hacer un trabajo fuerte para poder hacerse con los servicios del electo en el Draft 2015.

Más allá del arribo de Booker o la elección de Edwards, Minnesota deberá dar un salto en el costado defensivo. Ninguna de sus dos estrellas es capaz de aportarle el nivel de marcaje necesario para poder competir en el salvaje oeste. Por eso, deberá buscar jugadores de rol que le den un salto de calidad en dicho costado.

A partir de esta necesidad, el argentino Facundo Campazzo aparece en la ecuación. El base del Real Madrid es un jugador capaz de ser letal en ataque, pero también es un buen defensor en el uno contra uno como a la hora de superar los bloqueos en las acciones de pick-and-roll. Por esto, como por su buena relación con Pablo Prigioni (uno de los asistentes de Saunders), Campazzo tiene grandes posibilidades de finalmente aparecer en la NBA.

Luego, habrá que encontrar otras opciones para acompañar el valor de Campazzo. La renovación de Beasley como Hernangómez serán prioridades, mientras que Josh Okogie puede llegar a acompañar esa mejora defensiva. Otras opciones, pensando en el puesto de alero, pueden ser contratar a DeMarre Carroll o renovar a Evan Turner por el mínimo de veterano (2.1 millones de dólares), si este lo acepta.

Nuevamente, todo lo que suceda en la dirigencia tendrá un impacto directo con lo que suceda dentro de la cancha. La actual gerencia de los Timberwolves deberá mantener un diálogo con los posibles compradores para tomar decisiones lo más unánimes posibles y terminar de concretar el salto de calidad que la franquicia necesita.