El ala-pivote demostró que es el punto de diferencia de nivel entre el Heat y los Lakers. A través de su juego y su complemento a LeBron James, el equipo angelino dominó en el primer punto de la serie.

El Miami Heat enfrenta en estas finales a 2020 a un gran equipo con muchísima historia como Los Ángeles Lakers. De ese gran equipo se destacan dos piezas: LeBron James, uno de los mejores jugadores de la historia, y Anthony Davis, un interno versátil de 27 años que está viviendo su primera experiencia en las finales.

El primer partido de la serie evidenció que Miami necesita encontrar respuestas para Davis. LeBron firmó una producción excelente en la que bordeó el triple-doble, la que se vio potenciada por los 11 triples de los Lakers en la primera mitad como por el dominio del ex Pelicans en la pintura del Heat.

Davis se vio emparejado con Crowder y demostró que el ex Memphis no puede contenerlo: 34 puntos, nueve rebotes, cinco asistencias y tres bloqueos. Así se volvió el jugador con el tercer goleo más alto en un debut en las finales de la NBA para Los Ángeles Lakers, igualando a Elgin Baylor (1959) y ubicándose por detrás de Shaquille O’Neal (43 – 2000) como de George Mikan (42 – 1949).

De esos 31 puntos, cosechó 24 a partir de acciones en la pintura (14 por dobles; 10 por tiros libres), lo que obligará a Spoelstra a volver a barajar sus posibilidades de cara al segundo juego. El gran objetivo de cara al viernes (22hs de Argentina – ESPN) será poder emparejar a Davis con el tocado Bam Adebayo, quien es el único jugador del Heat apto físicamente para poder controlarlo.

Lógicamente, esto llevará a que Spoelstra tenga que plantear un emparejamiento diferente para el otro interno angelino (Dwight Howard o JaVale McGee). Por esto, deberá elegir entre continuar con Jae Crowder o bajar a Duncan Robinson (cero puntos en el primer partido) para el ingreso de un jugador más alto como Meyers Leonard, Solomon Hill o Kelly Olynyk. En este último caso, el perímetro continuaría con Butler sobre James, Nunn o Dragic defendiendo a Green y Crowder como marca principal de Caldwell-Pope.

A partir de las lesiones como del nivel superior de los Lakers, el Heat continuará como el gran candidato a perder estas finales. Sin embargo, si logra incomodar a Davis y forzar peores tiros por parte de los perimetrales de los Lakers, debilitará el juego alrededor de LeBron, lo que forzará al histórico a elevar todavía más su nivel. James tiene el potencial para lograrlo, pero le generará un mayor desgaste y le dará a Miami la chance de poder golpear en el otro costado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .